El Gobierno acusa al PP de hacer «boicot» contra el reparto de los fondos europeos

El PP sube la presión contra el Gobierno y pide que los 22 ministros comparezcan en sede parlamentaria para explicar el criterio de reparto de los fondos europeos

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, da una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros este martes en el complejo del Palacio de La Moncloa. EFE/ Fernando Alvarado

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. EFE/ Fernando Alvarado

El Gobierno planta cara al Partido Popular respecto al reparto de los fondos europeos y asegura que «la Comisión Europea confía plenamente en España». La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, ha acusado al principal partido de la oposición de tener «afán de boicot» contra el Gobierno por el reparto de los fondos europeos y plantear dudas sobre su transparencia.

Desde el Gobierno defienden que la Comisión Europea no les ha pedido explicaciones acerca de la transparencia, al no permitir que un organismo independiente gestionase las ayudas directamente. Rodríguez señala que la Comisión «no ha cuestionado nada» del plan español, sino que lo «ha aplaudido», como prueba el hecho de que España haya sido el primer país en recibir los fondos.

«Hay una realidad que se impone al afán de boicot» del PP, dijo la portavoz del Gobierno, que ha considerado que el principal partido de la oposición se equivoca en su posición porque «quien pone zancadillas a los fondos europeos se los está poniendo a su país».

El PP pide que comparezcan todos los ministros

Precisamente, los de Pablo Casado han aumentado la presión esta semana sobre el asunto solicitando que comparezcan los 22 ministros en comisión parlamentaria y se sometan a la fiscalización directa por parte la oposición para que cada uno rinda cuentas. Fuentes del partido consideran «alarmante» la «falta de transparencia» en la información y la «baja ejecución» e «impacto» en la economía real.

En el PP acusan al presidente del Gobierno de haber hecho un reparto «a dedo» y «partidista». De ahí que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, haya saltado estos días de la vía política a la judicial llevando directamente el asunto ante los tribunales. Un paso que sopesan dar en Andalucía, Galicia y Castilla y León.

Ahora y desde el grupo parlamentario del PP en el Congreso quieren obligar al Gobierno a retratarse con su gestión presentando solicitudes para que todos los ministros comparezcan en comisión parlamentaria y se sometan a la fiscalización directa por parte la oposición para que cada uno rinda cuentas. Al único miembro del Gobierno al que el PP no ha reclamado es a Pedro Sánchez.

El PP esgrime entre sus argumentos la «falta de transparencia» y que desde agosto se «han dejado de publicar» los detalles de fondos europeos que «han llegado realmente a autónomos y empresas». Al mismo tiempo, se incide en que «también se han conocido casos de asignación discrecional de fondos que sólo favorecen a comunidades autónomas gobernadas por el PSOE o por los partidos que apoyan al Gobierno».

Casado pide a los ministros que digan cuáles son los «criterios de reparto» de las ayudas europeas para asignar los fondos y que se enseñen «los informes que avalen la discrecionalidad» detectada en algunos casos.

Pablo Casado, interviene durante el XIV Congreso Autonómico del Partido Popular de Aragón. Foto: EFE/Javier Cebollada

Casado ya propuso a Sánchez la creación de una entidad independiente para la fiscalización y gestión de los fondos para que todo se desarrollara con la mayor transparencia, pero Sánchez prefiere que toda la gestión la lleve Moncloa a diferencia de otros países en los que sí se ha impuesto el modelo que piden los populares.

Sánchez y sus socios también vetaron en sede parlamentaria la creación de una comisión parlamentaria que ejerciera ese control y al que acudiese cada mes la ministra de Hacienda para compartir información en un ejercicio de máxima transparencia.

El presidente del Gobierno acusa ahora a Casado de hacer del reparto de los fondos una «cuestión partidista» a la vez que pide «colaboración» al jefe de la oposición tras meses sin llamarle ni informarle acerca de los planes del Ejecutivo.