El Gobierno llama a la calma tras el fracaso de la subasta de renovables

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, asegura que la potencia desierta en la subasta se instalará

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. EFE/Javier Lizón

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha llamado a la calma y ha pedido «tranquilidad» después de que hayan trascendido los resultados de la última subasta de renovables, en la que sólo se ha adjudicado el 1,5% de los 3.300 megavatios (MW) disponibles.

No obstante, la también vicepresidenta tercera del Gobierno ha dicho este miércoles en declaraciones a la prensa en el Congreso de los Diputados que el hecho de que el 98,5% de potencia haya quedado desierta en la subasta «no significa» que «no se vaya a instalar».

Potencia desierta

De hecho, ha asegurado que esa potencia terminará instalándose «porque sigue habiendo un apetito inversor muy fuerte». La subasta de renovables celebrada este martes quedó prácticamente desierta, después de que se adjudicarán en torno a 50 MW repartidos entre dos empresas, Forestalia y Elawan Energy.

Planta fotovoltaica de Naturgy en Toledo. Imagen: Naturgy.

Fuentes consultadas por Efe apuntan que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya ha emitido su validación de los resultados y ha confirmado que el proceso de esta cuarta subasta para el otorgamiento del régimen económico de energías renovables ha sido objetivo, transparente y no discriminatorio, y se ha desarrollado de forma competitiva.

Ribera defiende el sistema de subasta

Justo un día después, Ribera ha defendido el sistema de subastas vigente porque éstas «dan estabilidad a los precios durante diez años», en un momento de carestía de materias primas e incertidumbre respecto a la financiación, y ha asegurado que creían importante poner un límite de precio para proteger al consumidor.

Además, ha alegado que muchas ofertas de las presentadas han estado por encima del precio de corte razonable para proteger al consumidor, y no ha descartado la posibilidad de que se estén negociando precios bilaterales con compradores industriales. «Habrá más subastas y en ellas es seguro que hay una participación mayor», ha concluido la ministra.