El PP apoyará el recorte a las eléctricas si se desvincula del impuesto a la banca

Los populares reclaman que la política energética española siga a rajatabla la propuesta de la Comisión Europea, lo que pasa por eliminar la tasa bancaria y alinear el impuesto eléctrico a la UE

El vicesecretario de Local del PP, Pedro Rollán. Foto: Diego Crespo (PP)

El impuesto a las empresas eléctricas sobre el que el Gobierno ha tejido el grueso de su estrategia de ahorro energético ha encontrado un socio inesperado: el Partido Popular. La formación conservadora se encontraba haciendo encaje de bolillos en su argumentario, al haber dado la Comisión Europea un espaldarazo a la tasa propuesta por Pedro Sánchez, aunque con matices. Una vez han conseguido, palabra de la ministra de Hacienda mediante, que el impuesto español se adapte al europeo, la luz al final del túnel parecía resulta.

Y, sin embargo, no: ése no es el único hilo suelto. Ahora, además de necesitar que ese ajuste a la arquitectura del impuesto europeo vaya escrito en un informe oficial aprobado por el Gobierno –«Tendría nuestro respaldo absoluto», ha aseverado este jueves el vicesecretario de Coordinación Autonómica y Local, Pedro Rollán-, en Génova piden desvincularlo del tributo a la banca, una figura que consideran «ideológica».

Fuentes de la dirección insisten en que el plan del Gobierno de España debe ser como el de la Comisión Europea, y este impuesto, el de la banca, no está en los planes comunitarios. Sin eso, no habría pacto. Sostiene el PP que la tasa «finalista» propuesta por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, para gravar los beneficios extraordinarios de las eléctricas es una «enmienda a la totalidad» al gravamen de Sánchez y que, por tanto, es el Ejecutivo el que corrige su planteamiento.

Un impuesto finalista

«El pronunciamiento de ayer de la Comisión es una enmienda a la totalidad a la política energética de este Gobierno», ha recalcado Pedro Rollán en rueda de prensa. «Están pretendiendo intentar alinear su posicionamiento erróneo al fijado por la UE. Pero en nada se parecen».

A entender del PP, el planteamiento inicial del Ejecutivo gravaba «el total del montante de la administración y el destinatario y beneficiario fueran las arcas públicas, en vez de directamente el consumidor». «Si el Gobierno rectifica, enmienda la plana y lleva a un documento lo que se está planteando desde Europa, lo apoyaremos, pero primero habrá que ver ese documento», ha insistido Rollán.

En la misma línea se mostró a primera hora de la mañana la secretaria general del partido, Cuca Gamarra, en una entrevista radiofónica. «Una empresa puede facturar 100 millones y tener pérdidas, y otra puede facturar 100 millones y tener dos millones de beneficios. Gravar sobre beneficios es muy diferente a gravar sobre la facturación«, ejemplificaba la número 2 del PP, para trasladar la diferencia entre lo que propugna Sánchez y lo que plantea Bruselas. «Es como un huevo y una castaña», subrayaba.

El PP pedía seguir la posición de Europa

Ambos miembros de la dirección del PP seguían la senda marcada por el presidente del partido, Alberto Núñez Feijóo, en una entrevista televisiva. En laSexta, el PP, aseguró el líder, está dispuesto a votar a favor de la tasa europea pero para ello exigía al Gobierno que enmendase «la plana» y que lleve a un documento «lo que plantea Europea», que el PP «apoyará sin fisuras y sin dudas». La clave reside, una vez más, en que el PP no quiere que esta tasa se mezcle con otras iniciativas que no apoyan, como el mencionado impuesto a la banca.

En su plan energético, el PP pedía al Gobierno retirar la proposición de ley de PSOE y Podemos para gravar los beneficios extraordinarios de las eléctricas hasta que la UE no fije una posición común y, de aplicarse el impuesto, establecer una exención por la reinversión en mejoras energéticas.