Empresarios piden un nuevo gasoducto entre España y Francia para reducir la dependencia de Rusia

Con la instalación del Midcat, España podría llegar a entregar 17 bcm, a diferencia de los 8 bcm que puede entregar ahora con las dos conexiones de transporte por gas existentes

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha asegurado que la guerra en Ucrania obliga a Europa a buscar la «independencia energética de Rusia» para lo que el proyecto «más viable» es la construcción del gaseoducto Midcat, con el que España puede convertirse en «hub» gasístico del sur de Europa.

Durante su intervención en el Mobile Word Congress -que ha empezado este martes-, Sánchez Llibre ha señalado que España puede jugar un «nuevo rol geopolítico gracias a su capacidad de suministro de gas a los países europeos«. Asimismo, ha añadido que «España puede ser un hub gasístico, con la colaboración de Portugal».

Para el líder patronal el gaseoducto Midcat, construido actualmente hasta Hostalric (Girona), en conexión con Francia y Alemania, podría proveer de gas natural a este último país que depende del suministro ruso.

Actualmente, España tiene dos conexiones de transporte por gas a Francia por Euskadi y Navarra, que permiten entregar unos 8 bcm anuales (8.000 millones de metros cúbicos), con el Midcat se podría llegar a 17 bcm (17.000 millones de metros cúbicos) anuales.

El presidente de Foment ha condenado la invasión de Ucrania por Rusia y ha mostrado su solidaridad con los ciudadanos ucranianos, a la vez que ha dicho que hay preocupación por el impacto que este conflicto puede tener en las economías y en la sociedad europea.

Midcat, un proyecto fallido

El Midcat es un proyecto iniciado a principios de los 2000, cifrado en una inversión de 3.000 millones de euros y cuyo objetivo era duplicar la capacidad de transportar gas entre España y Francia través de la frontera de los Pirineos, por Girona. Sin embargo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y su homóloga energética francesa, la Commission de régulation de l’énergie (CRE) decidieron en 2019 parar el proyecto por los altos costes de la infraestructura y las alternativas ya existentes.

La guerra en Ucrania ha disparado el precio del gas

La guerra en Ucrania ha provocado una sacudida global en el mercado energético. Este lunes, el TTF holandés, sobre el que pivotan el resto de mercados europeos, ha añadido más presión sobre el precio del gas natural que se dispara un 26%, hasta situarse en los 115 euros por megavatio hora (MWh).

Cabe recordar que desde el estallido de la guerra en Ucrania, el precio del gas natural no ha parado de subir con fuerza, disparándose ese jueves 24 de febrero, hasta un 30%, cerrando por encima de cien euros el megavatio hora (MWh) por primera vez en este año 2022.