Garzón, denunciado por Manos Limpias por injurias a la Corona

Aseguran que la libertad de expresión no ampara las declaraciones emitidas por el ministro de Consumo, que consideran especialmente graves debido a que fueron muy difundidas en los telediarios

El ministro de Consumo, Alberto Garzón. EFE/ Raquel Manzanares

La asociación Manos Limpias ha denunciado este martes ante la sala del Tribunal Supremo al ministro de Consumo, Alberto Garzón, por llamar el pasado lunes al rey emérito, Juan Carlos I, «ladrón» y «delincuente acreditado».

“Juan Carlos I no tiene ya causas abiertas en España, no porque sea inocente, sino porque mucha de esa información se refería a los tiempos en que era inviolable”, explicaba ayer el ministro, quien añadía que se preguntaba si «se ha hecho algo en este país para que si en algún momento Felipe VI quisiera hacer lo mismo que su padre no pueda suceder”. “La respuesta es ‘no’, no se ha hecho nada”, aseveró.

Esto ha sido suficiente para la que asociación acuda al Supremo por el delito de injurias a la corona. Según los miembros del colectivo, esas descalificaciones “no pueden encajar en el amplio derecho de los ciudadanos a la libertad de expresión”.

Aseguran que la libertad de expresión “no puede suponer una patente de corso para que en base a la misma se ofenda gravemente la dignidad de las personas”, en referencia a la honorabilidad del exjefe de Estado, y consideran que se trata de unas declaraciones especialmente graves debido a que fueron difundidas en los telediarios.

Finalmente, la asociación cree que, aunque se pueda considerar el comportamiento del emérito como algo «éticamente reprobable», “de ahí a llamarle ladrón y delincuente acreditado hay un abismo”.