Juan Carlos I paga cuatro millones a Hacienda en su segunda regularización fiscal

El Rey emérito Juan Carlos I ha realizado una segunda regularización fiscal por la que ha abonado más de cuatro millones de euros a la Agencia Tributaria

Juan Carlos I.

Juan Carlos I.

Juan Carlos I ha realizado una segunda regularización fiscal por la que ha abonado más de cuatro millones de euros a la Agencia Tributaria. La primera se produjo el pasado mes de diciembre, cuando llevó a cabo un primer pago de 678.393 euros en una declaración voluntaria para salgadas sus deudas. De esta forma reconocía el fraude e intentaba eludir el delito fiscal.

Según la información adelantada por El País, la defensa del rey emérito ha presentado una declaración voluntaria a la Agencia Tributaria por los ocho millones de euros que el monarca recibió en vuelos de una compañía de jet privados pagados hasta 2018, después de su abdicación en junio de 2014, momento en el que perdió la inviolabilidad que tenía como Jefe de Estado.

El monarca disfrutó de estos viajes, considerados un pago en especie obligado a tributar como IRPF a Hacienda, que le regaló la fundación Zagatka, propiedad de su primo Álvaro de Orleans. Juan Carlos aparecería como beneficiario de esta fundación. Según la Casa Real, Juan Carlos I desconocía esta información y explicó que, si así era, renunciaba a ella.

Así, el pasado mes de junio, esta entidad modificó sus estatutos y suprimió al rey emérito y a sus tres hijos como beneficiarios, dejando únicamente a Álvaro de Orleans y su hijo Andrés como únicos usuarios de los fondos de la compañía.

El rey emérito realizó su primera regularización de diciembre

El rey emérito ya presentó una declaración ante la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal el pasado mes de diciembre “sin requerimiento previo” para pagar los ingresos no declarados, justo cuatro meses después de su salida de España.

En aquel momento pagó por el uso de tarjetas bancarias, tanto por su parte como por parte de otros miembros de la familia real, con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, que está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo.

La Fiscalía consideró que este magnate pagó durante años decenas de gastos de Juan Carlos I y sus allegados. El problema fue, de nuevo, que ninguno de ellos declaró ni los pagos ni el uso de ese dinero ante Hacienda. Las facturas de la Familia Real que pagó Sanginés-Krause iban desde viajes y estancias hoteleras hasta tratamientos médicos o cuentas de restaurantes.

Además, en noviembre, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, reveló la existencia de una tercera investigación relativa al rey emérito relacionada con posibles comisiones procedentes del AVE a la Meca. Sin embargo, se espera que sea archivada por no encontrarse indicios que se puedan perseguir