La ANC quiere utilizar Pimec para acabar con Foment

La candidatura ‘Eines Pimec’ quiere que toda la representación patronal pase por la asociación que agrupa a las pymes frente a la organización que preside Sánchez Llibre

El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre (i), y el expresidente de Pimec, Josep González (d), en una imagen de archivo. /EFE/ Quique García

Después de sumar la Cambra de Comerç a la causa, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) quiere hacerse también con el control de la principal patronal, Pimec. Bajo la candidatura Eines Pimec, la organización quiere erigirse también como la única representación de las empresas ante la Generalitat. Y eso pasa por hacer desaparecer a Foment del Treball, un plan que ya tiene sobre la mesa.

La patronal de las pequeñas y medianas empresas catalanas busca este mes de febrero un nuevo presidente tras años sin comicios por la reelección automática de Josep González. La hoja de ruta parecía señalar que la sucesión caería de forma automática en manos de Antonio Cañete, hasta el pasado verano secretario general, pero como ya hiciese con las elecciones de la Cambra en 2019, la ANC se ha propuesto controlar la institución con la candidatura que lidera Pere Barrios.

A la espera de presentar el programa electoral –lo hará el jueves–, una de las medidas que el actual vicepresidente de la Cambra ha revelado es la de convertir Pimec en la única patronal de Cataluña. “No nos sentimos cómodos con el actual reparto. De hecho, si tenemos en cuenta el número de afiliados, ya prácticamente somos la única patronal”, explica Barrios a Economía Digital.

Tras años de difícil convivencia con Foment del Treball, la organización pareció firmar la paz en marzo de 2019 con un nuevo reparto de representatividad frente al Govern. Pasó a doblar sus galones y a repartirse la representación al 50% frente al 25% de las sillas que ostentaba previamente. De hecho, ambas patronales emitieron varios comunicados de forma conjunta a lo largo de los últimos meses críticos con el aplazamiento de las elecciones.

“La patronal única recuerda al sindicato vertical de otros tiempos”, advierte Antonio Cañete

“Hemos visto que no se ha avanzado nada, nos hemos quitado los complejos y queremos tener la totalidad”, añade el dirigente. En su argumentario, defiende que Pimec cuenta con el 98% de las empresas afiliadas a una patronal frente a apenas el 2% que suma la organización presidida por Josep Sánchez Llibre.

La propuesta de la ANC choca con el status quo que defiende Antonio Cañete tras el acuerdo alcanzado en primavera de 2019. “De absorber Foment, lo que llegará será una imposición de los intereses de las grandes empresas sobre las pymes, hoy tenemos un mapa homologado por Europa”, augura el actual presidente de la organización. “Esto no va de imposiciones, va de tener una posición en la que no se te pueda imponer nada”, añade en una conversación con Economía Digital.

“Una propuesta como la de patronal única nos recuerda al sindicato vertical de otras épocas”, advierte. Y zanja: “el principal problema de Eines Pimec es que no llega con un interés empresarial; tiene un fin distinto, político, al que debe tener una patronal”.

El papel político de Pimec

La candidatura de la ANC trata de consolidar su influencia en el mundo empresarial desde una patronal que tradicionalmente se vinculó al soberanismo. Representante de la clásica convergència, lograr la presidencia supondría extender la representatividad que ya tiene en la Cambra de Comerç de Barcelona. Solamente Foment del Treball, quedaría fuera de la cuerda ideológica.

Ya desde el referéndum del 1 de octubre, Pimec se desmarcó de la vía unilateral defendida por la Assemblea. En el último gran acto que organizó –la gala anual celebrada en junio de 2019–, el presidente de la institución, Josep González, pidió a la Generalitat y al Gobierno español que construyeran “verdaderos puentes de diálogo”. Les animó a tener “el temple necesario para llegar a acuerdos sin dejarse influir por amenazas y deseos irresponsables” que no conducirían a ninguna solución.

Cañete tiene en su equipo a Emili Rousaud, fundador de Factor Energía

Meses más tarde emitió un comunicado conjunto con Foment en el que insistió: “la salida al grave conflicto de fondo que vive Cataluña es político y que, en consecuencia, pasa por la negociación, la transacción y el acuerdo, única vía en democracia para resolver los conflictos”.

Todavía presidente, González quitó hierro en varias ocasiones al papel de la ANC en el mundo patronal. Recordó que “las patronales nacen para servir a los socios”, mientras la de la ANC “nace con vocación independentista”. “No creo que nos deba preocupar demasiado a las patronales más representativas”.

Discurso similar utiliza ahora su delfín, Cañete, que marca distancias con el precedente de la Cambra. “A diferencia de lo ocurrido allí, nosotros contamos con años de bagaje defendiendo a las empresas; nuestro activismo es empresarial y los afiliados lo valorarán”. Más allá de los nombres anunciados en su candidatura, este medio ha podido saber que también incorporará a Emili Rousaud, fundador y consejero delegado de Factor Energía, y a César Molins, director general de la metalúrgica Ames.