La CEOE rechaza la senda del SMI propuesta por el Gobierno

El presidente de los empresarios, Antonio Garamendi, rechaza la senda del salario mínimo del Gobierno y sostiene que su preocupación está "en el día a día"

Antonio Garamendi ha vuelto a cargar contra el Gobierno que forman PSOE y Unidas Podemos. Después de asegurar hace una semana que los empresarios españoles tienen “miedo” ante las medidas del nuevo Ejecutivo, el presidente de la CEOE ha mostrado su rechazo a la propuesta de incrementar progresivamente el salario mínimo interprofesional (SMI) en cuatro años. Una iniciativa que discutirá este miércoles la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, con los sindicatos. 

El presidente de la patronal de los empresarios se opone a la senda de incremento que recoge el pacto fiscal entre los partidos del Gobierno. En él, los socialistas y la formación morada prevén un incremento del SMI hasta el 60% del salario medio para 2023, por lo que llegaría a unos 1.000 euros según sus cálculos. 

Algo que no comparte Garamendi, más allá de la subida prevista para 2020. “No vamos a hablar de sendas cuando entiendo que es un acuerdo de los dos partidos y nosotros estamos en el día a día, el trabajo diario”, ha señalado Garamendi en una entrevista a la agencia Efe

El alza del SMI está prevista para el final de la legislatura, por lo que el presidente de los empresarios prefiere no adelantar acontecimientos. “Primero veamos cuánto va a durar (…) el tema que a nosotros nos preocupa es ver este año qué es lo que tenemos que hacer, del año que viene ya hablaremos”, argumenta. 

“No vamos a hablar de sendas cuando entiendo que es un acuerdo de los dos partidos y nosotros estamos en el día a día”

Garamendi trasladará a Díaz que, para la CEOE, es “excesivo” llegar hasta los 1.000 euros ya que “hay una parte de la economía que no lo aguantaría. “Especialmente la España vaciada”, apostilla. Asimismo, reconoce que la medida se trata de una “facultad del Gobierno, previa consulta de los interlocutores sociales”. 

En este sentido, otra de las peticiones que realizará a Díaz será que las empresas que trabajan con las administraciones públicas puedan extender el incremento del SMI en los contratos. “Muchas han entrado en pérdidas como consecuencia de que tienen la obligación de incrementar los salarios, pero no pueden repercutirlo en el precio”, sostiene. 

Las otras medidas del pacto PSOE-Podemos

Cuestionado sobre la derogación de la reforma laboral ejecutada por Mariano Rajoy, otras de las propuestas anunciadas por el Gobierno, Garamendi se muestra cauto. “Pensamos que tal y como está la reforma laboral podrían tocarse algunos temas, pero depende a dónde se llegue sí podría afectar al empleo. Los empresarios contrataremos en función de lo que veamos y la seguridad que nos den estos cambios”, afirma. 

El Ejecutivo quiere, en concreto, derogar cuanto antes el artículo 52.d, que permite el despido por bajas médicas reiteradas incluso con justificación. El presidente de los empresarios se muestra abierto al diálogo a pesar de que le sorprende la “urgencia” de la medida. 

“Lo que no nos parece bien es que se nos esté culpando, tanta culpa tendremos nosotros como los de enfrente”, señala, preguntado sobre por qué los sindicatos no han llevado antes la propuesta a las negociaciones. 

Garamendi ha afirmado que “es posible que pueda haber algún caso en el que se haya generado algún dumping con respecto a otras empresas”, en referencia a la prevalencia del convenio de empresas sobre el sectorial, un tema que se muestra dispuesto a abordar junto a los sindicatos. 

Por último, cuestionado sobre la subida de las pensiones, el presidente de los empresarios se remite al Pacto de Toledo como ejemplo de un acuerdo consensuado entre todas las formaciones parlamentarias. “Los acuerdos, cuando son duraderos, tienen que ser de todos”, sostiene.