La tercera ola tumba un 77% la contratación de la hostelería en enero

Bares y restaurantes firman apenas 62.500 contratos en el primer mes del año, según los datos del SEPE

Aspecto de las terrazas de los bares cerradas en el centro de Avilés por las restricciones del coronavirus. EFE/J.L.Cereijido

Aspecto de las terrazas de los bares cerradas en el centro de Avilés por las restricciones del coronavirus. EFE/J.L.Cereijido

La tercera oleada de coronavirus ha vuelto a sacudir a los bares y restaurantes españoles que se han tenido que enfrentar de nuevo a un duro plan de restricciones sanitarias en todo el país. El resultado es una caída drástica de la contratación laboral, que se ha reducido un 77,7% durante enero, si lo comparamos con los datos del primer mes del año de 2020.

El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha registrado la firma de 62.572 contratos nuevos en el sector de la hostelería durante el mes de enero, frente a los 280.825 incorporaciones que se realizaron en el mismo periodo del año anterior, cuando la pandemia de coronavirus todavía no se había extendido por Europa de forma generalizada.

Los datos desagregados muestran que la mayor parte de los contratos se han suscrito en los servicios de comidas y bebidas de los establecimientos de hostelería con un total de 56.993 incorporaciones. Es un 72,7% menos que hace un año, cuando se alcanzó una cifra de 208.952.

Los hosteleros han sufrido en el primer arranque del año un endurecimiento de todas las restricciones debido a la aparición de rebrotes de Covid-19 toda la geografía española. Con la incidencia acumulada por las nubes y la presión de los hospitales al alza, la mayor parte de los líderes autonómicos se ha visto forzado a cerrar durante varias semanas las actividades no esenciales.

Cinco comunidades autónomas han clausurado por completo el servicio de bares y restaurantes, mientras que el resto han optado por caminos intermedios como la imposición de reducciones de aforo o de franjas horarias. Unas normas duras que ya han empezado a relajarse de forma sutil con las primeras señalas del fin de la tercera oleada de contagios.

La contratación general se reduce en enero en medio millón de personas

La hostelería no ha sido el único sector perjudicado por la reducción a mínimos de la actividad económica durante el primer tramo del 2021. La contratación ha caído en términos generales desde los 1,8 millones de contratos que se suscribieron en enero del año pasado hasta los 1,3 millones que se han firmado en esta ocasión.

El sector servicios ha reducido las nuevas incorporaciones un 34,2% en el primer mes del año, la construcción ha firmado un 22,4% menos de contratos que en enero de 2020. Le siguen en la lista la agricultura (-11,9%) y la industria (-5,35%).

Un vecino pasaba junto a una obra parada en el Coso Bajo de Huesca por las restricciones del primer estado de alarma, en marzo. EFE/ Javier Blasco
Un vecino pasaba junto a una obra parada en el Coso Bajo de Huesca por las restricciones del primer estado de alarma, en marzo. EFE/ Javier Blasco

Las cifras generales mantienen la contratación un 26,2% por debajo de los niveles previos a la pandemia de coronavirus que alcanzó su mayor golpe en el mes de abril del 2020, cuando el país se encontraba bloqueado como consecuencia de la declaración del primer estado de alarma que forzó un confinamiento domiciliario severo.

La temporalidad aumenta con la pandemia  

La pandemia de coronavirus también ha desencadenado una mayor inestabilidad entre los trabajadores. Más de 260.000 contratos firmados en enero han tenido una duración igual o inferior a una semana de trabajo. Se trata de un 25,9% del total de los acuerdos que se han suscrito en el primer mes del año, según los datos del Sepe.

El dato contrasta con las cifras de hace un año, cuando se firmaron 460.000 altas de trabajo con una temporalidad menor a los siete días, de los cerca de 1,8 millones de contrataciones realizadas. Representaba entonces un 20%.

Solo el 8,6% de los contratos que se firmaron en el mes de enero fueron de carácter indefinido. Un problema que los sindicatos llevan advirtiendo desde el inicio de la pandemia de coronavirus y que han convertido en una de sus armas para presionar al Gobierno de Pedro Sánchez para que derogue la reforma laboral que puso en marcha Mariano Rajoy en 2012.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.