Las Big Tech se defienden de los impuestos tecnológicos en Europa

Apple, Amazon y Google aumentan sus comisiones para contrarrestar la imposición de nuevos impuestos tecnológicos en varios países europeos

Amazon, Apple y Google derivarán el coste de sus nuevos impuestos europeos a recortes en las comisiones de desarrolladores y clientes publicitarios minoritarios.

Países europeos como Francia, el Reino Unido e Italia han introducido unos nuevos impuestos digitales que, a diferencia del impuesto sobre la renta de las empresas, se dirigen a los gigantes de la tecnología tomando una parte de sus ingresos brutos de ese mercado en particular. El pensamiento general es que las Big Tech deben pagar impuestos en el país en el que se encuentran sus consumidores.

Como resultado de estas políticas, Apple anunció el martes una serie de ajustes a las tasas de su App Store en varios países.

Así, se incluyeron en la lista otros 4 países cuyos nuevos impuestos de servicios digitales (DST) han llevado a Apple a aumentar sus tasas para los desarrolladores: Francia, Italia, el Reino Unido y Turquía.

Aunque Apple no ha sido la única gran empresa en derivar los costos hacia las comisiones.

Google, por su parte, advirtió a los anunciantes del Reino Unido de que a partir de noviembre se hará cargo del costo del impuesto con un “2% de tasa DST”. También comenzará a cobrar un 5% adicional en Austria y Turquía, según un correo electrónico interno recogido por Business Insider.

“Los costos de operación de la regulación se están añadiendo debido a los significativos aumentos en la complejidad y el de cumplir con las regulaciones en Turquía. En Austria y el Reino Unido, la tarifa DST es impulsada por el nuevo impuesto de servicios digitales en estos países”, resalta el correo electrónico.

“Los impuestos sobre servicios digitales y otras regulaciones aumentan el precio de la publicidad digital”, dijo la portavoz de Google, agregando que la empresa pagaría sus impuestos dondequiera que operara y presionaría por una reforma fiscal internacional.

Amazon, a su vez, ha asegurado a sus pequeños vendedores del Reino Unido que sus comisiones aumentarían un 2% en respuesta al impuesto a partir del 1 de septiembre.

“Hemos animado al Gobierno a buscar un acuerdo global sobre la fiscalidad de la economía digital en el ámbito de la OCDE en lugar de impuestos unilaterales, para que las normas sean coherentes en todos los países y más claras y justas para las empresas”, indicó un portavoz a Business Insider.

Los impuestos de los servicios digitales de Europa han sido uno de los principales puntos de fricción comercial con Estados Unidos, que cree que los impuestos se dirigen injustamente a las empresas con sede en su país.

El impuesto del 3% sobre los servicios digitales de Francia entró en vigor en julio, mientras que el de Italia lo ha hecho desde enero. El 2% de DST del Reino Unido se aplica desde abril de 2020, y el de Turquía es del 7,5% y se aplica desde marzo de 2020.

Noticia original: Business Insider

Autor: Isobel Asher Hamilton