Madrid anima a ir a los bares mientras Barcelona prolonga su cierre

La defensa del sector hostelero del alcalde y vicealcaldesa de Madrid, del PP y Cs, contrasta con otros políticos de sus partidos que optan por más dureza

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, presentó este martes la campaña “Momento terraza, momento responsable” para animar a los ciudadanos a acudir a los bares y restaurantes de la capital.

Mientras, en Barcelona, la restauración sigue cerrada. El gobierno catalán hace oídos sordos a las empresas y trabajadores del sector que advierten que les están forzando al cierre definitivo.

El pasado viernes, el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, también espoleó a los madrileños a aprovechar el puente festivo para “consumir en Madrid”, ya sea en las tiendas de barrio o en los establecimientos de restauración.

El Ayuntamiento anima a ir a los bares pese a que desde la Consejería de Salud de la comunidad que gobierna Isabel Díaz Ayuso se hacen llamamientos a la población para que permanezca en sus casas a causa de los rebrotes de covid-19.

El posicionamiento de Martínez Almeida (PP) y Villacís (Ciudadanos) contrasta con el de otros políticos de sus mismos partidos, que han optado por cerrar la hostelería.

Mientras la restauración sigue abierta en Madrid, con sus gobernantes invitando a acudir a las terrazas, en otras comunidades españolas estos establecimientos están cerrados al público. Solo pueden servir comida o bebidas para llevar o a domicilio pese a que los datos epidemiológicos son mejores que de los de la capital española.

Castilla-León anuncia el cierre de bares

A la misma hora que Villacís exhortaba a pasarse por las terrazas de la capital, siempre con “responsabilidad”, el presidente de Castilla-León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, anunciaba este martes que cerrarán los bares y restaurantes de la comunidad a partir del viernes. Solo servirán productos para llevar.

En Cataluña y, especialmente, en Barcelona, los empresarios del sector están con los nervios a flor de piel. A preguntas de este medio, el Gremio de Restauración de Barcelona declinó comentar las medidas que se aplican en Madrid para evitar entrar en polémicas políticas. Sin embargo, los empresarios no esconden que sienten “envidia”.

Las dos primeras semanas de cierre de la hostería catalana ha supuesto unas pérdidas de 780 millones de euros para sus establecimientos, según datos de la patronal Pimec. Y cerca de 40.000 empleados del sector han engrosado los ERTEs, según confirmo la Generalitat. Por el contrario, Hostelería de Madrid apunta que los bares y restaurantes de la capital incrementaron la facturación un 10% durante el puente de Todos los Santos.

Apoyo a las patronales

El alcalde y la vicealcaldesa de Madrid se exhiben en público con los responsables de las patronales de hostelería para mostrarles su apoyo. Si Martínez-Almeida asistió la semana pasada a la entrega de los premios nacionales de hostelería, junto al presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel. Este martes, Villacís presentó la campaña en favor de la restauración en compañía de miembros del gobierno municipal y del director general de Hostelería de Madrid, Juan José Blardony.

Villacís recalcó que Madrid ha sido la primera ciudad española “en dar la cara” por los hosteleros. Insistió en que “es un sector de por sí muy seguro” y añadió que ahora las terrazas todavía lo son más “porque cuentan con todas las medidas de higiene necesarias y permiten mantener la distancia adecuada, lo que las convierte en lugares completamente seguros”.

Recordó las medidas que han adoptado para ayudar al sector hostelero como la bajada del IAE, del IBI o la bonificación del 100% de la tasa de terrazas. Esto también escuece a los bares de Barcelona. La alcaldesa Ada Colau la ha bonificado al 75%. Pero con las terrazas cerradas, ahora no es un problema.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.