Procesan a Rodrigo Rato por corrupción, blanqueo y elusión fiscal

El juez instructor concluye una investigación de seis años, centrada en el patrimonio del exvicepresidente del Gobierno en diferentes paraísos fiscales

El exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, tras su salida de prisión en Soto del Real. EFE/Rodrigo Jiménez

El exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato, tras su salida de prisión en Soto del Real. EFE/Rodrigo Jiménez

Rodrigo Rato está a un paso de volver a pasar por el banquillo. El Juzgado de Instrucción de Madrid ha concluido la investigación que analiza el patrimonio del exvicepresidente del Gobierno, al que le ha atribuido los presuntos delitos de corrupción en los negocios, blanqueo de capitales y elusión fiscal. La causa profundiza en el origen de cerca de ocho millones de euros repartidos en diferentes paraísos fiscales, mediante un entramado de sociedades.

El auto da por concluida la fase de instrucción que arrancó en 2015 y que se ha prolongado durante los últimos seis años, salpicando a otras 13 personas más. Ahora, queda en manos de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado presentar el escrito de acusación que haría pasar de nuevo a Rato por un juicio.

Nos encontramos ante unas importantes cantidades de dinero en sociedades opacas sustentadas por testaferros y radicadas en territorios clasificados como paraísos fiscales o que operan a través de ellos, que ingresan en territorio nacional bajo la apariencia de negocio lícito”, ha concluido el magistrado Antonio Serrano-Arnal.

La causa salpica apunta a una red formada por 13 personas

Entre los investigados, se encuentra Miguel Ángel Montero y Alberto Portuondo, que se encargaban de administrar varias de las empresas del expolítico del Partido Popular, así como el abogado Domingo Plazas. El Juzgado de Instrucción también ha propuesto procesar a la que fuera directora de coordinación de la Presidencia de Bankia, María Teresa Arellano.

El escrito también apunta contra dos empresas: Publicis Comunicación y Zenith Media, así como a siete personas que estaban directamente relacionadas con las gestiones que realizaban las productoras del campo de la comunicación y la publicidad.

Rodrigo Rato ingresa en prisión para cumplir su pena por el juicio de las tarjetas black de Bankia.

El juez Antonio Serrano-Arnal también ha propuesto el procesamiento de Santiago Alarcó, al que identifica como el dueño de la estructura encargada del blanqueo del dinero. Mientras que al exsecretario general de Telefónica, Ramiro Sánchez Lerín, se le ha relacionado con el delito fiscal.

La decisión del juzgado madrileño no es firme, por lo que todas las partes afectadas pueden presentar recursos en un plazo breve de tiempo para tratar de eludir su paso por los tribunales.

Las comisiones de Bankia, bajo la lupa

Una parte de la investigación analiza las presuntas irregularidades en el pago de comisiones desde Bankia, cuando Rato ejercía como presidente de la entidad bancaria. La investigación se centra en los contratos publicitarios que se firmaron con Zenith y Publicis, pero cuyas facturas presuntamente no se corresponden con los trabajos reales realizados.

“Eran el conducto para dar cobertura legal para abonar a Rodrigo Rato su parte en las comisiones obtenida”

El auto recoge que entre los ejercicios fiscales de 2011 y 2012, Bankia contrató a las dos empresas de comunicación a cambio de una comisión de más de 2 millones de euros. Cerca de 835.000 terminaron supuestamente en la empresa Kradonara, controlada por el propio Rato.

El juez estudia delitos de blanqueo desde 2006

Otra de las partes principales del auto se centra en los delitos de blanqueo de capitales y elusión fiscal. El Jugado de Instrucción estima que Rato se valió de una serie de sociedades pantalla para introducir un total de 7,8 millones de euros en España entre los años 2006 y 2014.

“Desde el año 1999 el investigado mantenía el control de tres sociedades en el extranjero, las que eran depositarias de elevadas sumas de dinero y activos financieros”, ha relatado el magistrado. Se encontraban radicadas en Irlanda y en Panamá.

El juez de instrucción ha subrayado en este punto “la presunta voluntad del investigado de activar un proceso de retorno con apariencia de licitud de las ganancias obtenidas de una previa actividad delictiva”.

Rato se enfrenta a una nueva causa tras abandonar la cárcel

No será la primera vez que el expolítico popular se enfrenta a la Justicia. Rato se encuentra actualmente en libertad condicional, después de haber cumplido una parte de su pena de cuatro años y seis meses de cárcel por el juicio de las ‘tarjetas black’ de Bankia.

Rodrigo Rato, durante la salida a bolsa de Bankia. EFE

La Audiencia Nacional también le investigó en la causa que investigaba las irregularidades en la salida a bolsa del banco madrileño, sin embargo fue absuelto. La Fiscalía había pedido para él ocho años y medio de cárcel por la alteración de los documentos en el nacimiento de la entidad bancaria.