El SOS sanitario de las farmacias en Italia: “No hay oxígeno”

Los profesionales advierten que "la situación empeora" cada día y advierten que la escasez pone en riesgo a personas con diferentes patologías respiratorias

Los contenedores para el oxígeno médico se agotan en Italia. La creciente escasez de este producto en varias regiones del sur de Italia –como ya pasó en la primera ola– alarma a las autoridades, que piden a la población que devuelva estos elementos sin uso y que son de vida o muerte para pacientes con distintas patologías. 

“Ayer, mientras hacía el turno, seis personas llamaron a mi farmacia. Todas querían bombonas de oxígeno médico y a todas les tuve que decir que no, porque ya no tenemos. Es muy triste decirle esto a un hermano o a un hijo que está intentando salvarle la vida a su familiar, pero es lo que estamos viviendo”, lamentó Roberto Tobia, gestor de una farmacia en Palermo y  y secretario nacional de la federación farmacéutica Federfarma.

El farmacéutico ha revelado que este fenómeno empezó a darse hace dos semanas, y según se ha ido expandiendo la segunda ola de Covid-19, se ha hecho más evidente.

Según ha publicado France24, el coronavirus no solo está matando a personas infectadas, también a aquellas con distintas patologías que requieren de este dispositivo para poder sobrevivir. 

Los farmacéuticos: “La situación empeora día tras día”

Durante la primera ola también sucedió. En aquel momento la escasez principalmente afectaba a la región de Lombardía (norte), particularmente a Bérgamo, ciudad que entonces era el epicentro de víctimas mortales por Covid-19. Pero, con la actual diseminación del virus en todas las regiones del país, ha crecido el número de personas que están privadas de este esencial elemento. 

“La situación empeora día tras día. Es más grave que en la primera ola porque ahora afecta a pacientes de todas las regiones del país, aunque hay algunas zonas, como Campania, que están sufriendo más”, Roberto Tobia, al precisar que no escasea el oxígeno médico en sí, porque las empresas farmacéuticas siguen produciendo en cantidades suficientes, sino las bombonas para contener el medicamento. 

“La realidad es que a causa del aumento de los pacientes enfermos de Covid-19 que requieren de este dispositivo, la demanda se ha multiplicado por 10 y, a la vez, también sufrimos el hecho de que, tras la muerte de su ser querido, muchos familiares de enfermos no devuelven las bombonas, tal vez porque piensan que ya no sirven. Pero no es así, las necesitamos como nunca”. 

Soluciones imaginativas para afrontar la escasez

“En Sicilia incluso les pedimos ayuda a los carabineros [la policía italiana], para que vayan hasta las casas y nos ayuden a recuperar las bombonas”, añade Tobia. Sin embargo, otra de las dificultades es que a menudo se pierde el rastro de estos dispositivos ya que los pacientes se las llevan a lugares distintos de la dirección inicial de entrega dada a las autoridades médicas. 

En este contexto se está pensando en distintas fórmulas para superar la escasez del elemento. Algunos centros médicos pretenden las bombonas más comunes por oxígeno líquido, se han lanzado campañas en las redes sociales, y también hay quienes, como Enzo Maione, propietario de un centro de submarinismo de la localidad campana de Pozzuoli, han decidido donar bombonas que usualmente se destinan a otros fines.

De igual manera, tres estudiantes de Ingeniería de la Universidad de Nápoles Federico II crearon una página web que permite a quienes tienen bombonas no utilizadas, puedan levantar la mano y así proceder a la devolución. De hecho, una dificultad importante es que no existe un verdadero censo de la cantidad de bombonas que hay en Italia, por lo que se desconoce su número actual.