UGT y CCOO se agarran a Podemos para disparar el salario mínimo

Los sindicatos reclaman que el Gobierno que lidera Pedro Sánchez incremente el sueldo mínimo un 11%, hasta superar 1.000 euros

Isabel Celáa, Pedro Sánchez y Magdalena Valerio en un acto en el Museo del Prado, el 13 de noviembre. Foto: EFE/CM

Isabel Celáa, Pedro Sánchez y Magdalena Valerio en un acto en el Museo del Prado, el 13 de noviembre. Foto: EFE/CM

La ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, defendió este martes que el Gobierno, condicionado por la negociación con Esquerra Republicana (ERC), no aplicará, por el momento, la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Sin embargo, Unidas Podemos reclama que el incremento se apruebe mediante un real decreto, que no necesita de la aprobación del Congreso, para alzar el SMI a 1.000 euros antes de que acabe 2019. Una medida en sintonía con las reclamaciones de los principales sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT).  

“Vamos a dejar pasar un tiempito a ver si termina de ser investido el presidente y hay un Gobierno con plenitud de funciones”, aseguró Valerio hace unos días. La subida que demanda la formación morada sería del 11%, desde los algo menos de 900 euros en los que se se sitúa en la actualidad.

Según publica El Economista, UGT envió esta semana una carta al Ministerio de Trabajo en la que reclama que el incremento se realice sin la necesidad de que se establezca antes un Ejecutivo con plenitud de funciones. “El aumento va en la línea de lo que dice la Carta Social Europea, en la medida que se va aproximando a que sea el 60% del salario medio español”, explica Gonzalo Pino, secretario de Acción Sindical de UGT, al diario. 

Tanto PSOE como Unidas Podemos insistieron durante la campaña electoral en una subida del SMI. En concreto, cifraron el salario en 1.200 euros a final de una legislatura que cuente con un téorico Gobierno conformado por ambos partidos. Algo que también destaca Pino, que asegura que “las dos partes han hecho manifestaciones para que el SMI supere esos 1.000 euros”. 

De no realizarse antes de finales de 2019, Valerio aseguró que se ejecutaría con carácter retroactivo. De hecho, en otras ocasiones, las subidas del SMI se han llevado a cabo de esta forma, algo que no comparte el sindicalista, que insiste en que es “posible” aplicar el incremento desde el mismo 1 de enero de 2020. 

En 2018, la subida del SMI fue del 22%

La última subida del SMI, aprobada en diciembre de 2018, fue del 22%, el mayor incremento desde 1977. La aplicación de esta medida impactó en más de 1,3 millones de trabajadores, aumentando la cifra mensual a casi 900 euros. 

A pesar de que la situación del Gobierno era la misma, el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez aplicó uno de sus grandes reclamos electorales, que volvió a utilizar tanto para los comicios del 28 de abril como para los últimos, celebrados el pasado 10 de noviembre. 

No obstante, las perspectivas que prevén el impacto de la desaceleración económica en España propician que el Gobierno mantenga la incertidumbre, al igual que con la subida de las pensiones, otra de las promesas en campaña al anunciar que se revalorizarían en función del Índice de Precios al Consumo (IPC).

En este sentido, Sánchez también se comprometió con los más de nueve millones de pensionistas españoles a que se realizaría, también, antes de final de año. A falta de menos de un mes, y sin poder desbloquear la investidura de Sánchez, no parece que el Ejecutivo tenga mimbres para aplicar sendos incrementos.