Jeff Bezos, ante un cohete de la empresa Blue Origin | EFE
stop

La compañía de Jeff Bezos presenta la solicitud para competir con Elon Musk en la carrera por ofrecer internet de banda ancha desde el espacio

Madrid, 09 de julio de 2019 (17:44 CET)

El plan de Amazon para ofrecer internet de banda ancha en todo el planeta sigue adelante. El proyecto Kuiper de Amazon aspira a cubrir al 95% de la población mundial y ofrecer acceso internet de banda ancha, especialmente en las regiones más necesitadas de conexiones de alta velocidad a internet, como Asia y África.

Para llevar a cabo su plan Amazon ya ha presentado ante la FCC una solicitud para poner en órbita 3.236 pequeños satélites. La FCC, la comisión federal de comunicaciones, es el organismo encargado de autorizar el envío de satélites al espacio desde EEUU.

Ya antes, el pasado mes de abril Amazon había enviado la documentación a la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones.) En ninguno de los dos casos Amazon indica plazos ni fechas para el lanzamiento de sus satélites Kuiper.

3.236 satélites en 98 planos orbitales

Los 3.236 satélites se lanzarán a lo largo de varios años, y está previsto que para 2025 se lancen unos 1.100 de ellos cada año. Sin embargo el sistema empezará a prestar servicio antes, con el despliegue de los primeros 578 satélites.

Los satélites del sistema Kuiper de Amazon se situarán en 98 planos orbitales, a diferentes altitudes: 784 satélites estarán a 590 kilómetros de altitud, 1.296 satélites a 609 kilómetros, y 1.156 satélites a 629 kilómetros del altitud.

Todos los satélites están programados para autodestruirse en el plazo de 10 años o en caso de avería, descendiendo hacia tierra para quemarse en la atmósfera y evitar el problema de la basura espacial, explican Geekwire.

El plan de Jeff Bezos es muy similar al de Elon Musk y su proyecto Starlink, que a su vez es muy similar al proyecto de Onewab, la idea original en el que se basan los de Musk y Bezos.

Elon Musk lleva (por ahora) la delantera

Sin embargo el de Musk es un proyecto más ambicioso que el Bezos, y plantea situar casi 12.000 satélites en órbita. De momento Musk también lleva la delantera después de haber puesto en órbita los primeros 60 satélites Starlink, el pasado mes de mayo.

Tras el lanzamiento inicial que situó los satélites en una órbita baja —desde donde después se dirigien hacia su posición final— los satélites visibles desde tierra suscitaron preocupación entre algunos astrónomos por las interferencias que suponen 12.000 pequeños satélites (que ser irán enviando en tandas de 1.000 satélites por año) para estudiar desde la Tierra de emisiones de radio procedentes del espacio, la formación de estrellas y otros fenómenos.

El propósito de Starlink también es el de ofrecer acceso a internet de alta velocidad desde virtualmente cualquier punto del planeta.

La rivalidad de Musk y Bezos en la nueva carreras espacial es universalmente conocida: además de Starlink y Kuiper, ambos empresarios también compiten en el mercado de los vehículos lanzadores con sus respectivas compañías, Space XBlue Origin.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad