stop

Además de España y Gran Bretaña, los ataques se han registrado en otros 74 países. Rusia es el más castigado

Barcelona, 12 de mayo de 2017 (20:16 CET)

El ataque con el programa WannaCry, además de afectar a la red interna de Telefónica y de jaquear a las principales empresas del IBEX, se ha expandido a diversos rincones del mundo como Gran Bretaña, Portugal, Rusia y Taiwan.

Según el ingeniero de la empresa de seguridad informática AVG Avast Jakub Kroustek, desde el viernes al mediodía se han detectado 57.000 ataques en ordenadores de todo el mundo. La empresa de antivirus Kapersky Lab calcula que el 90% de los ordenadores afectados se encuentran en Rusia, seguido por Ucrania, India y Taiwan. En total, los expertos informáticos aseguran que los ataques habrían alcanzado a 74 países.

En Gran Bretaña, la red informática de 16 hospitales del NHS (sistema de salud estatal) fueron afectados. En todos ellos, aparecía el mismo mensaje que vieron los trabajadores de Telefónica al mediodía: un mensaje en una ventana exigía el pago de 300 bitcoins (más de 480.000 euros) para desbloquear el terminal y recuperar los archivos.

Numerosos pacientes, sobre todo los de emergencias, tuvieron que ser derivados a otros centros porque era imposible acceder a las fichas sanitarias o registrar sus entradas.

Gráfico de Kapersky Lab que indica la alta incidencia de ataques en Rusia
Gráfico de Kapersky Lab que indica la alta incidencia de ataques en Rusia

Ataques en Estados Unidos, Portugal y Rusia

En Estados Unidos, FedEx, una de las principales empresas de logística y mensajería del mundo, admitieron que sus ordenadores del entorno Windows tenían problemas por la infiltración del programa WannaCry, informa la cadena NBC.

Portugal Telecom, la principal empresa telefónica del país luso, reconoció que su sistema también fue atacado, aunque no ha afectado a sus operaciones ni a la de sus clientes. Por las dudas, sus autoridades decidieron apagar los terminales como medida preventiva. Otras empresas, pertenecientes al mundo de las finanzas como BPI y Caixa Geral de Depósitos, también habrían sido víctimas del programa extorsionador, pero sus representantes no lo han confirmado.

En medios rusos se indica que la empresa telefónica Mega Fon también fue infectada, así como varios ordenadores del ministerio del Interior ruso, según cita The Moscow Times a medios digitales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad