Fotografía: Matthew Henry en Unsplash

Después de Huawei Trump va a por la vídeovigilancia china

stop

El Gobierno estadounidense estudia extender el veto a Huawei a otras tecnológicas chinas especializadas en equipo de vídeovigilancia

Barcelona, 24 de mayo de 2019 (09:22 CET)

Poneos el cinturón: la guerra fría tecnológica apenas comienza. Tan solo ha transcurrido una semana desde que Donald Trump firmó una orden ejectiva para vetar a Huawei en los Estados Unidos, y desde entonces ha habido pocos temas más importantes que ese en la agenda del sector tecnológico. Todo apunta a que no acabará allí.

Fuentes anónimas han revelado a Bloomberg que el Gobierno de Trump está considerando vetar también a cinco compañías chinas especializadas en vídeovigilancia. Esto significaría que estas empresas no podrían acceder a tecnología vital desarrollada en EE UU, ensanchando así las ya abultadas tensiones entre las dos economías más grandes del mundo.

Esta vez, además de su argumento sobre la presunta facilidad con la que el Ejecutivo chino puede usar los equipos de las tecnológicas para espiar a sus rivales en el extranjero, la administración estadounidense alega que las cinco empresas a las que está considerando vetar ayudan a Beijing a reprimir a los uigures, en la región occidental del país.

La etnia uigur tiene su propio idioma y costumbres religiosas, y fue fuertemente reprimida durante la Revolución Cultural china. La Casa Blanca asume que la represión no ha llegado a su fin y que la tecnología de vídeovigilancia desarrollada en China forma parte del aparato estatal de acecho al estilo "Gran Hermano" que presuntamente tiene lugar en el país asiático.

El caso Huawei acaba de empezar

Las compañías a las que Trump podría vetar son Megvii, Zhejiang Dahua Technology Co.Hangzhou Hikvision Digital Technology Co.Meiya PicoIflytek Co. Ltd. Las fuentes dicen a Bloomberg que hay preocupación en la Casa Blanca específicamente por las cámaras de Dahua y Hikvision, pues creen que podrían usarse para fines de espionaje, como Huawei.

Un veto más allá del de Huawei –que después de anunciado entró en una tregua de tres meses– confirmaría que EE UU va a por los pesos pesados del sector tecnológico chino. Dahua y Hikvision son los líderes mundiales de hardware de vídeo de seguridad, y se han beneficiado de la deriva del presidente Xi Jinping para vigilar a sus ciudadanos.

Desde 2016, en las calles, edificios y espacios públicos de China se han instalado unas 176 millones de cámaras de vigilancia, de las que una amplia mayoría fueron desarrolladas por estas dos empresas. Sobra decir que prohibir su acceso a componentes americanos, y su comercialización en EE UU, escalaría las tensiones con China.

China, a Trump: debe cambiar sus "decisiones erróneas"

De confirmarse este nuevo veto, incrementará el temor a que el objetivo de Trump sea coartar a China, que este jueves se ha ratificado en su posición sobre el veto a Huawei. El Gobierno chino dijo que EE UU debe corregir sus "acciones equivocadas" antes de continuar con las negociaciones comerciales tras las restricciones aplicadas a Huawei, informó Reuters.

"Si EE UU quiere continuar con las conversaciones comerciales, debería mostrar sinceridad y corregir sus acciones equivocadas. Las negociaciones sólo podrán continuar sobre una base de equidad y respeto mutuos”, afirmó el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Gao Feng. “Seguiremos los acontecimientos relevantes y prepararemos las respuestas necesarias".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad