Una nueva inteligencia artificial permite hacer transferencia de movimientos faciales a una fotografía estática. Foto: CC0 (dominio público)
stop

Un desarrollo de inteligencia artificial transfiere en tiempo real gestos del rostro y movimientos oculares a la imagen de otra persona

Economía Digital

Una nueva inteligencia artificial permite hacer transferencia de movimientos faciales a una fotografía estática. Foto: CC0 (dominio público)

Barcelona, 10 de junio de 2018 (04:55 CET)

¿Cómo se puede animar una imagen estática, como todas las fotografías? ¿Es posible tomar una fotografía del presidente de un país y utilizar tecnología que permita que el sujeto de la imagen haga expresiones faciales, poses casi reales y movimientos oculares?

Esto no era posible hasta este año cuando un grupo de desarrolladores presentó la inteligencia artificial Head On, que permite la transferencia en tiempo real de las expresiones y los movimientos del rostro de una persona a otra.

Para entenderlo mejor conviene echarle un vistazo a este vídeo. El resultado es escalofriante. Abajo te contamos cómo lo hacen.

Head On fue desarrollada por las mismas personas que presentaron otra plataforma de inteligencia artificial llamada Face2face, hace un par de años. Esta nueva propuesta es, en realidad, una versión actualizada y mejorada de aquella primera experiencia.

Los desarrolladores lo explican como "el primer acercamiento de recreación de origen a objetivo en tiempo real" que se puede utilizar para crear "vídeos completos de retratos humanos" con "transferencia del torso y el movimiento de la cabeza, la expresión de la cara y la mirada".

Los ingenieros usaron como base el trabajo realizado en Face2face, pero mejoraron partes como la transferencia de los movimientos del torso y la cabeza, así como la depuración en la traducción de las expresiones faciales.

La inteligencia artificial deja dudas sobre el uso ilícito que se podrá hacer de la tecnología en el futuro

Además de la impresión que causan, este tipo de innovaciones también generan cierto miedo en una parte de la sociedad, pues es fácil imaginarse los usos que puedan darle a Head On los criminales.

Por ejemplo, no es difícil prever un futuro en el que alguien pueda utilizar esta tecnología para producir un vídeo con declaraciones polémicas de una celebridad o un alto cargo gubernamental.

No obstante de momento es fácil darse cuenta de que se trata de un montaje, y se prevé que los ingenieros encontrarán la forma de hacer la plataforma segura y recolectar datos suficientes de los usuarios para utilizarlos en caso de que alguien le dé un uso ilícito a la inteligencia artificial.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad