Las aplicaciones más eficaces para ligar o tener sexo gratis por Internet

stop

La mayoría de portales 'on line' recurren al marketing agresivo para obtener suscriptores de pago

Víctor Malo

Por orden de izquierda a derecha y de arriba a abajo: Badoo, Pof, Happn, Tinder, Adopta Un Tío, Lovoo y Skout | Economía Digital
Por orden de izquierda a derecha y de arriba a abajo: Badoo, Pof, Happn, Tinder, Adopta Un Tío, Lovoo y Skout | Economía Digital

en Barcelona, 12 de febrero de 2016 (21:34 CET)

Ligar a través de Internet se ha convertido en el pan de cada día. ¿Dónde queda ahora el cortejo a base de miraditas en el metro o en una breve conversación de ascensor? Cada vez es más difícil. Los que no leen un libro, están enganchados al móvil, con la mirada baja y el interés por conocer gente nueva de una forma espontánea o casual por los suelos. Esta situación y las interminables jornadas laborales provocan que la gente vaya a lo fácil: la seducción on line.

Actualmente hay varias decenas de plataformas, webs y aplicaciones pensadas para tener citas y encuentros a través de Internet. La mayoría utilizan la geolocalización y son semi gratuitas. Es decir, incluyen algunos servicios que no son de pago pero en muchos los casos, sobre todo cuando afecta a hombres, redireccionan al apartado de suscripciones donde hacen gala de suculentas ofertas. Sí, hay gente que paga por tener más posibilidades de ligar o por ser el más visto en una página de contactos. Y más, ahora que se acerca San Valentín.

Recurrir a los métodos on line tiene sus ventajas: desde casa, en pijama o ropa interior puedes interactuar con varias personas de la orientación sexual que te interesa... ¡Y a la vez! El esfuerzo es mínimo, con lo que puedes ligar desde el sofá, mientras reposas tras una dura jornada de trabajo.

Me gusta, no me gusta

También hay inconvenientes: para empezar pierdes el factor vis a vis. Una conversación en persona siempre es mucho más efectiva para saber si alguien te gusta o podéis conectar. El otro riesgo son las fotografías, en muchos casos engañosas. Luego quedas con la persona, ilusionado, tras varios días o semanas hablando y... ¡Zas! Te llevas un chasco. Las fotografías con las que te conquistó en un primer momento fueron tomadas hace 10 años. Nada que ver con la realidad.

El funcionamiento, aplicable a la mayoría de las apps grauitas que vienen a continuación consiste en un sencillo "me gusta, no me gusta". Si eres una mujer que busca hombres, te empezarán a aparecer fotos de chicos de la edad que tú elijas y tendrás la facultad de decidir si estarías dispuesta a conocerlos o no. En caso de que seas correspondida, te llegará un mensaje tipo: "¡Tienes una nueva pareja!" –o tienes un nuevo match o tienes una nueva persona compatible, en función de la app que sea–. A partir de ahí, podéis comenzar a charlar.

Las mejores plataformas gratuitas para ligar 'on line' 

Tinder: La app de contactos de moda. Como todas, tiene opciones de pago, pero ofrece una amplia gama de posibilidades de forma gratuita. Al contrario de lo que ocurre en otras plataformas, en Tinder abundan personas con inquietudes y ganas de tener una conversación interesante. No es el típico portal de "mujer busca hombre para casarse y tener hijos" y tampoco el "busco sexo ya", aunque hay usuarios especialmente habilidosos en este segundo sentido. Y si alguien te gusta mucho mucho, Tinder te da la posibilidad de hacer un Super Like, que te garantiza ser visto por la persona que te ha llamado la atención para que ella decida si quiere conocerte o no.

Badoo: Es un clásico. Nació con el espíritu de ser una red social más, con el objetivo de ayudar a que personas desconocidas que tenían cosas en común pudiesen conocerse. La realidad es que casi todos los hombres que entraban buscaban lo mismo: sexo fácil. Actualmente no tiene excesiva buena fama porque la gente, mayoritariamente, va lo que va. Sin embargo, cuenta con una base de usuarios mucho más amplia que la mayoría de plataformas –200 millones de personas, 39 idiomas– y también da muchas opciones al usuario que se niega a pagar por ligar.

Lovoo: Es prácticamente lo mismo que Badoo, con un cambio de diseño y algunas particularidades que lo diferencian ligeramente. Peor el funcionamiento es muy similar y el perfil de los usuarios también, más directos y más interesados en sexo. El intercambio de fotografías subiditas de tono es una constante en esta plataforma, con fama de ser de las más sexuales tras el cierre de Good2Go.

Hot or Not: Es otra plataforma sincronizada con Badoo y, por tanto, se guía por los mismos parámetros y cuenta con los mismos, o similares, perfiles.

Lulú: Es la app en la que ellas puntúan a los chicos. También forma parte del imperio de Badoo, que la compró recientemente a cambio de una cantidad que no se ha hecho pública. Lulú cuenta con más de seis millones de miembros registrados.

Pof: Una de las últimas en hacerse famosa. Presume de que más de 50.000 personas se suman todos los días y de que cuenta con más de dos millones de personas en su base de datos. La idea es una pecera llena de peces para pescar. El funcionamiento es muy similar a Badoo y Lovoo, con lo que es relativamente sencillo interactuar con personas de la orientación sexual que buscas. El gran problema que tiene es el chat, muy poco funcional. 

Happn: Parte de una idea tan original como es el flechazo a primera vista. Esa persona con la que te cruzas por la calle y por cuestiones químicas, físicas o... os quedáis mirando durante unos segundos sin que ninguno de los dos se atreva a decir nada hasta que vuelves la mirada al frente y sigues tu camino. El objetivo es poder conectar con toda aquella gente con la que te cruzas en el día a día para poder encontrar a esa persona que te llamó la atención. Y, realmente, Happn te muestra a muchísimas personas con las que te has cruzado que podrían interesarte, pero sólo puedes hablar con ellas si ambos seleccionáis el corazón de me gusta. Las acciones gratuitas están limitadas.

Skout: De estética un poco más simple que el resto, Skout también pone facilidades para conocer y contactar con gente ubicada en la misma ciudad o alrededores. Es una app menos concurrida y con perfiles de lo más variopinto. Abundan los latinos, y todo tipo de edades.

Adopa Un Tío: Otra idea comercialmente original pero no tan efectiva a la práctica. Adopta un Tío consiste en que las mujeres puedan realizar su lista de la compra para encontrar a su hombre ideal. Definen el prototipo de chico o chica que les gustaría encontrar y se ponen manos a la obra a bucear entre perfiles de su estilo. Sin embargo, la utilización de la app para los hombres no es demasiado práctica ya que, en seguida, te hacen pasar por caja. Escasa actividad gratuita.

Plataformas que no tienen sentido si no pagas 

Ashley Madison: El portal pensado para hacer realidad las infidelidades con una coartada perfecta. Son más de 43 millones de miembros en todo el planeta.

Meetic: Introduce todos los datos sobre ti y sobre lo que quieres encontrar. Es una página de citas destinada a un público más adulto que las plataformas gratuitas.

eDarling: Es una de las redes más famosas. Muy similar al funcionamiento de Meetic.

Zoosk: Es similar a Badoo y las demás plataformas antes citadas, pero la posibilidad de enviar mensajes y tener contactos de forma gratuita está más que limitada. Se diferencia de Meetic y eDarling en que va dirigida a otro tipo de público y es más rápido completar el perfil.

Quiero Rollo: Más de lo mismo.

Plataformas para gays y lesbianas 

Wapa: Es la red social por excelencia dirigida a lesbianas. Originariamente se llamaba Brenda.

Grindr: Se define como la aplicación de la mayor red social del mundo o como la red social gay más grande del mundo. En 2012 tenía más de cuatro millones de usuarios en 192 países. Estas cifras se han quedado pequeñas en la actualidad. Ya van por los siete millones.

Scruff: Si te cansas de Grindr tienes una alterativa con el mismo funcionamiento pero unos usuarios registrados completamente diferentes. Si buscas a un bombero, a chicos militares o diseñadores, acabas de dar con la app para gays que propone algo más. Dicen que son ocho millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad