Dos consumidores de Apple estrenan su iPhone X, elegido como uno de los mejores inventos de 2017 por la revista 'Time'. Foto: EFE/Archivo

Qualcomm quiere bloquear las ventas del iPhone en China

stop

La batalla legal se intensifica: Qualcomm exige que si Apple no le paga sus licencias el iPhone debe dejar de producirse y venderse en China

Economía Digital

Dos consumidores de Apple estrenan su iPhone X, elegido como uno de los mejores inventos de 2017 por la revista 'Time'. Foto: EFE/Archivo

Barcelona, 14 de octubre de 2017 (17:15 CET)

La batalla legal entre Apple y Qualcomm no da tregua. La reunión que tuvieron hace unos meses no dio buenos resultados, y si entonces las cosas no iban bien ahora no han mejorado. La última ficha la ha movido Qualcomm, que -según informa Bloomberg- puso una demanda en China en la que solicita que se deje de vender y producir el iPhone en uno de los mercados más importantes para Tim Cook y compañía.

La demanda -que las autoridades chinas no han hecho pública pero Qualcomm reveló esta semana que la puso a finales de septiembre- se presentó por infracción de patentes por parte de Apple. En Cuppertino producen sus dispositivos móviles con tecnologías que son propiedad intelectual de Qualcomm, el fabricante de chips y dueño de las patentes de comunicación de la mayoría de smartphones actuales.

De prosperar la demanda sería un golpe brutal para Apple, pues en China está la quinta parte del mercado de los iPhones y es allí donde se fabrica casi el 90% de los componentes de sus dispositivos móviles. En Qualcomm esperan que los primeros resultados de esta abultada batalla legal -en la que se acumulan varias demandas por parte de ambas compañías- empiecen a llegar a comienzos de 2018.

La sucesión de demandas

La lucha entre Apple y Qualcomm se remonta a enero de este año. Apple debía pagar mil millones de dólares por concepto de licencias a Qualcomm, pero decidió no hacerlo, alegando que la empresa había aumentado el precio de las mismas solo para Apple. Tim Cook y su equipo habían cooperado con Corea del Sur en una investigación acerca de las prácticas desleales de Qualcomm.

"Creemos que tenemos la razón y estoy seguro de que ellos piensan que tienen la razón, y para eso existen las cortes", dijo Tim Cook

A la vez que Corea del Sur multó a Qualcomm por más de 850 millones de dólares -infracción que ha apelado y por lo tanto no ha pagado-, Apple la demandó en China por prácticas monopolistas. Los creadores del iPhone se quejaron de que la empresa abusa de "su posición como proveedor dominante de chips con tecnologías de conectividad". Fue allí cuando se reunieron, pero el acuerdo no llegó.

En cambio, en mayo Apple decidió no volver a pagar los miles de millones de dólares que le debe a Qualcomm por concepto de patentes, lo que llevó a Qualcomm a demandar a Apple en Estados Unidos y también a solicitar que se deje de vender el iPhone como medida preventiva. Por su parte, los productores de chips recibieron otro golpe, esta vez de Taiwán, que les multó con 775 millones de dólares por sus prácticas.

"La razón por la que seguimos esta batalla es porque Qualcomm está tratando de cobrarle a Apple un porcentaje del valor total del iPhone", dijo Tim Cook hace unos meses. "No creemos que esto sea lo justo y estamos respondiendo al proceso porque creemos que tenemos la razón. Y estoy seguro de que ellos piensan que tienen la razón, y para eso existen las cortes".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad