Fotografía: Markus Spiske en Unsplash
stop

El gobierno ruso cree necesario desconectar el país de internet en caso de ciberataque, y los opositores temen que se utilice como mecanismo para la censura

Madrid, 06 de mayo de 2019 (12:15 CET)

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha dado el visto bueno a la ley rusa de "desconexión de internet" que prevé el funcionamiento centralizado de la 'internet rusa' (Runet) en el caso de desconexión de las redes internacionales para defender el país en caso de ciberataque.

El objetivo de esta ley, que se engloba dentro del Programa Nacional de Economía Digital del país que entrará en vigor el próximo mes de noviembre, es "garantizar la independencia rusa y la capacidad de aislar las redes del país en caso de ciberataque o de agresión desde el exterior."

La centralización supone que "en caso de amenaza" todo el tráfico digital del país circulará dentro de la red nacional rusa, y que el tráfico desde y hacia el exterior se canalizará a través de la agencia Roscomnadzor, dependiente del Servicio Federal para la Seguridad (FSS) que podrá bloquearlo o filtrarlo.

"Será el gobierno ruso el que determinará los tipos de amenazas y las medidas para contrarrestarlas," dice la agencia de noticias rusa TASS.

La implementación de los mecanismos de desconexión corre a costa del gobierno y es de obligado cumplimiento para las operadoras y proveedores de internet del país.

Esta centralización del tráfico ruso de internet otorga a la FSS la capacidad para bloquear la información y el acceso a servicios y sitios de internet y obliga a los proveedores, en caso de ejecutarse la ley, a desconectarse de cualquier servidor extranjero.

Más restricciones para los internautas rusos

Según las encuestas más de la mitad de la población rusa se opone a la ley aprobada el miércoles, y sus detractores temen que el proyecto "permitirá al gobierno ruso interrumpir el acceso a internet y limitar la disidencia."

Actualmente Rusia, igual que hace China, "aplica importantes restricciones para los internautas rusos, con muchos sitios web bloqueados y la prohibición de usar VPN", según Forbes. Las VPN establecen comunicaciones cifradas (entre el usuario y el servidor de internet, por ejemplo) para salvaguardar la información que se intercambia.

El pasado mes de marzo Rusia bloqueó el servicio de correo suizo Protonmail, que está especialmente diseñado para garantizar la seguridad y la privacidad de sus usuarios.

El popular servicio de mensajería Telegram también está bloqueado en Rusia, su país de origen, desde que sus creadores, los hermanos Durov, se negaron a entregar "las llaves" para descifrar las conversaciones almacenadas o interceptadas.

Debido a estas interferencias y propuestas legislativas "destinadas a restringir el anonimato en línea y aumentar la censura", la iniciativa Freedom on the Net considera que Rusia "obstaculiza el acceso a internet, limita los contenidos y viola los derechos de los usuarios."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad