"Equivocarse al atracar puede ser vergonzoso, caro y complicado". Fotografía: Volvo Penta.

Volvo desarrolla un sistema de atraque autónomo para embarcaciones

stop

La compañía sueca aspira a eliminar la maniobra de atraque, "una de las más estresantes de la navegación"

Madrid, 02 de julio de 2018 (13:32 CET)

Volvo Penta, la filial de Volvo que desarrolla motores y componentes para barcos y embarcaciones, reveló recientemente su tecnología para automatizar el atraque de barcos y embarcaciones de recreo y yates.

Según Volvo esta tecnología es primera de su clase y forma parte de la filosofía 'Easy Boating' de Volvo Penta que pretende facilitar la navegación y hacer que sea "más sencilla, más y accesible para más personas."

El sistema es capaz de controlar el barco con tal precisión que puede mantenerlo quieto con el agua en movimiento

Y el sistema de atraque automático es una parte esencial dentro esa filosofía porque el amarre es una de las maniobras más difíciles: "equivocarse puede ser vergonzoso, caro y complicado", dice Björn Ingemanson, presidente de Volvo Penta. 

Entre las dificultades para atracar se cuentan la congestión de los puertos deportivos, la estrechez de los huecos o del espacio para maniobrar o el movimiento del viento y del mar.

Todos esos factores los tiene en cuenta el sistema de atraque automático IPS de Volvo Penta gracias a la combinación del sistema IPS —que posibilita cierto grado de ‘autopilotaje’, aunque esta tecnología todavía se encuentra en fase de desarrollo— y el sistema EVC, que calcula la dirección y movimientos del barco y cuatro sensores situados en el amarre previsto.

El sistema de atraque autónomo es capaz de detectar cambios en las condiciones del viento y del mar y realiza ‘microajustes’ constantes —tanto en timón como en la potencia del motor— "en milisegundos" para asegurar la maniobra. Como prueba del funcionamiento del sistema automatizado "es capaz de mantener el barco inmóvil en su posición incluso en condiciones de mar cambiantes", aseguran desde Volvo Penta.

Estará disponible en 2020 y requiere la instalación de sensores en los amarres

De momento el sistema de ‘autoatraque’ tiene una importante limitación y es que depende de cuatro sensores instalados en el amarre, por lo que inicialmente está dirigido a particulares que cuentan con su propio amarre. Sin embargo Volvo Penta confía en que los puertos deportivos adopten el sistema, lo que permitiría a los barcos equipados con el sistema IPS atracar con total seguridad y precisión en cualquier amarre.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad