Youtube busca un algoritmo aún más adictivo

Youtube busca un algoritmo aún más adictivo

stop

Google, la matriz de Youtube, propone ajustes en el algoritmo del portal de vídeos para poder descifrar mejor los gustos de los usuarios

Barcelona, 01 de octubre de 2019 (19:59 CET)

El algoritmo de Youtube es especialmente problemático porque los expertos señalan que no solo aupa la adicción al portal de vídeos más popular del mundo, sino que también ha sido catalogado como la puerta que lleva al contenido más extremista de la plataforma. Incluso los trabajadores de la empresa han afirmado que la filial de Google deja fluir contenido ofensivo, radical y de desinformación con tal de incrementar sus cifras de tráfico.

Después de no pocos señalamientos por los efectos que ha causado el algoritmo, Google ha propuesto modificarlo, pero no de forma que evite los problemas sociales, médicos, culturales y políticos que suele suscitar, sino de forma que sea aún más adictivo. Un nuevo informe de la matriz de Youtube propone una actualización del algoritmo destinada a recomendar todavía más contenido personalizado a los usuarios en aras de aumentar las visitas.

Como explica la web del MIT Technology Review, que se hace eco de la filtración del documento de Google, la propuesta para el nuevo algoritmo de Youtube pasa por evitar lo que la tecnológica llama "sesgo implícito". En palabras sencillas, la compañía quiere tener más herramientas para saber si los usuarios ven vídeos porque les interesan o porque les fueron recomendados, para así lanzar mejores recomendaciones que se traduzcan en más tiempo dentro de la página (y mayor exposición a la publicidad).

Así será el nuevo algoritmo de Youtube

Existen dos grandes canales a través de los cuales Youtube recomienda contenido. El primero es el del sitio principal, que lanza recomendaciones según los gustos de los usuarios durante las últimas semanas, basándose en todo lo que han visto y dejado de ver, y tirando del aprendizaje automático para generar nexos entre los vídeos o canales que suelen ver y lo que otros receptores de esos vídeos y canales también suelen mirar en la plataforma.

Pero más importante que ese canal de recomendaciones es la barra de vídeos relacionados que aparece en la columna derecha de Youtube cada vez que se está reproduciendo algún contenido. Si la empresa consigue que el público que ya está viendo vídeos se enganche a otro vídeo de inmediato, aumentarán sus probabilidades de cobrar por la publicidad que muestra en medio de los mismos y de obtener mejores cifras de tráfico.

El algoritmo de Youtube trabaja día y noche para compilar listas de cientos de vídeos similares al asunto, sujeto o estilo del que el usuario está viendo en un dado momento. Después, clasifica esa lista según las preferencias de cada usuario, que el algoritmo aprende tras observar cada movimiento –por mínimo que sea– de los usuarios en el portal. El aprendizaje automático actúa como una suerte de batidora de estos dos factores y presenta una lista de recomendaciones calificadas de la que cree que más interés puede generar a la que menos.

Allí entra lo que Google llama "sesgo implícito", al entender que las recomendaciones pueden afectar el comportamiento de los usuarios, lo que se traduce en que la empresa no sabe con certeza si el vídeo que alguien decidió ver fue porque aparecía de primero en la lista de recomendaciones o porque realmente le interesaba. La tecnológica sugiere, entonces, realizar un ajuste en el sistema del algoritmo para reducir este sesgo.

El documento de Google explica que el nuevo modelo podría ser así: cada vez que un usuario hace clic en un vídeo, debe considerarse también el lugar que ocupa dicho vídeo en la barra de recomendaciones. Si está en la parte superior de la barra ese tipo de contenido tendrá menor peso que si está en el medio o en la parte inferior de la lista de recomendaciones, pues para llegar allí el usuario debe esforzarse más, significando que es contenido en el que está realmente interesado.

Los investigadores de Google encontraron una mayor participación de los usuarios en Youtube cuando probaron este nuevo sistema, por lo que dan su visto bueno al ajuste del algoritmo. Cualquier aumento en la interacción de los usuarios se traduce en mayores ingresos para Youtube, por lo que todo indica que este será el camino a seguir. Pese a las críticas, Youtube ha afirmado que ha determinado que este cambio no incrementaría las burbujas del filtro y que, más bien, espera que las disminuyan y que las recomendaciones sean más variadas.

Algunos expertos han criticado a Youtube por el cambio, señalando que podría impulsar la creación de comunidades más aisladas que las actuales, así como incrementar el alcance del contenido más extremista y radical de la plataforma. También lamentan que Youtube, en lugar de buscar una forma de mejorar su huella en la sociedad, solo vela por sus intereses económicos, que tienen en la adicción de los usuarios uno de sus mayores aliados.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad