Así ha cambiado el mercado español de patinetes eléctricos en 2020

La venta de Uber a Lime y las salidas Wheels, Scoot y Hive protagonizan los hitos del sector del transporte compartido este año

2020 ha sido el año de la pandemia, también para las empresas de patinetes eléctricos compartidos. El coronavirus provocó un parón en su negocio en España por el estado de alarma y los confinamientos, pero la actividad en el sector ha seguido siendo intensa en el país. 

Si 2019 fue el año en que estas compañías sufrieron cientos de robos e incluso, en que surgió un mercado de piezas de patinetes en Wallapop, y en que multitud de compañías abandonasen el país, este destaca la concentración del sector y las firmes intenciones de las compañías que quedan de expandirse y ampliar su negocio.

La concentración del sector: de la venta de Uber a Lime a la absorción de Circ por parte de Bird

En el primero de los sentidos, este año Uber se ha desprendido de su marca de patinetes y bicicletas eléctricas compartidas, Jump, traspasándosela a la empresa californiana de patinetes Lime, que hasta entonces no tenía bicicletas. Y lo hizo —en mayo— a pesar de que en 2018 aseguró que se centraría más en sus bicicletas eléctricas y menos en sus coches, por eso Uber compró Jump por 139 millones de dólares ese mismo año.

Como parte del acuerdo, Uber invirtió 170 millones de dólares en Lime. A España la marca llegó en 2019, pero solo con sus patinetes. Pero ahora Jump ha pasado a ser uno más de los negocios de los que Uber ha decidido desprenderse en 2020 para hacer frente al golpe que ha supuesto la pandemia del coronavirus en sus cuentas, junto a su división de coches voladores Uber Elevate y la de coches autónomos.

A raíz de que Lime adquiera las bicicletas de Uber, el jefe de Lime en España, Álvaro Salvat, apuntó en una entrevista con Business Insider España que estas podrían ser la solución para los ayuntamientos españoles que no tienen su propio sistema público, si fuesen subsidiadas por los consistorios, como sucede en otras ciudades europeas.

“La mayor parte de estos servicios públicos son deficitarios de por sí, y a veces muy deficitarios, entonces podemos ofrecer con nuestro conocimiento un déficit que sería pagado por subvenciones, y sería mucho menor que gestionarlo desde un ayuntamiento”, explicó Salvat.

El acercamiento a las instituciones públicas, algo que muchos echaron de menos cuando estas empresas llegaron a España

A lo largo de este año las compañías de patinetes más predominantes, como Lime y Bird, han mostrado sus intenciones de fraguar relaciones con las instituciones, abriendo una nueva fase muy diferente a su desembarco en España, que en la mayoría de los casos se llevó a cabo sin conversaciones con los entes públicos y que causó problemas a algunas de ellas, como a Reby en Barcelona, que vio como el Ayuntamiento retiraba y multaba a decenas de sus vehículos.

En ese sentido el director general en Iberia de Bird, Toni Riera, contó en una entrevista con Business Insider España la alianza a la que han llegado con el principal accionista del Metro de Sevilla para concurrir juntos al concurso del Ayuntamiento, que elegirá qué empresas de patinetes operan en la ciudad.

“Somos el primer operador a nivel nacional que hace una joint venture entre una empresa privada de patinete eléctrico y una empresa operadora de transporte público pública”, manifestó, insistiendo en que ganaban “una ventaja competitiva por el hecho de mostrar la unión entre el transporte público y el transporte privado”.

Las salidas han incluido la retirada de Wheels de España y el cierre definitivo de los patinetes de Free Now y de la marca Scoot de Bird

También en el frente de la concentración, este año Business Insider España ha contado en exclusiva varios cierres y salidas de empresas de patinetes de España. Ha sido el caso de Scoot, división de motos y bicicletas del gigante del patinete Bird que decidió cerrarla a nivel mundial, despidiendo a 50 personas en el país. Bird había comprado Scoot en 2019 por una cifra que no llegó a conocerse —y, meses después, en enero, su competidor europeo Circ— y decidió que su servicio de motos y bicicletas operase bajo esa marca. El movimiento supuso el punto final para la marca Scoot en todo el mundo.l

De forma parecida Free Now ha decidido cerrar su marca de patinetes Hive. La aplicación para pedir taxis —antes, Mytaxi, y propiedad de la alianza entre BMW y Daimler— trabaja en otros países en alianza con otras compañías y ha considerado que no le era rentable contar con su propia marca de escooters: en Alemania ha integrado los coches de carsharing de Miles y los patinetes de la sueca Voi, y en Reino Unido y Portugal coches VTC junto a la francesa Kapten, el tipo de acuerdos que también les gustaría ofrecer en España.

La mayor parte del equipo de unas 20 personas con el que contaba en Barcelona fue despedido, así como la mayor parte de su equipo global, de unas 40 personas, y el resto fue reintegrado en Free Now. Por otro lado, este septiembre también se conoció que Uber quiere comprar Free Nowen un acuerdo que podría disparar la cuota de mercado de Uber en Europa y Latinoamérica y que llegaría después de que Free Now haya fracasado a la hora de conseguir nuevos inversores. 

Igualmente la empresa americana de patinetes Wheels ha dejado España, despidiendo a sus trabajadores, desmantelando sus naves y llevándose sus vehículos a Bruselas, en un aparente intento de reorientarse a mercados más rentables. Wheels operaba en Madrid y Málaga después de absorber a la española Mygo y es la última de estas salidas en 2020 tras una enorme desbandada a lo largo del año pasado.

Los expertos predicen que 2, 3 o 4 empresas terminarán acaparando todo el sector en los próximos meses

Por este tipo de movimientos varios agentes del sector opinan que solo 2 o 3 empresas de patinetes sobrevivirán a la pandemia. Así opinó el socio director de NGP Capital e inversor en Lime Paul Asel, en una entrevista con Business Insider, que predice que los inversores ya no competirán por invertir millones de dólares en la industria y que se enfocarán en la sostenibilidad, lo que llevará a un ecosistema más competitivo y, como consecuencia, a más empresas que acaben retirándose. 

Asimismo el CEO y cofundador de la compañía española de motosharing y alquiler de flotas Cooltra, Timo Buetefisch, prevé un proceso de concentración en el sector de los vehículos compartidos (motos, patinetes y también coches) que terminará con 3 o 4 actores globales como Uber y FreeNow en los próximos 18 meses, según declaró en una entrevista con este medio.

“Habrá unas 3 o 4 aplicaciones globales”, indicó Buetefisch señalando, además de a su propia compañía, a Uber y a FreeNow como posibles ganadores.

Pero 2021 traerá oportunidades, de concursos de nuevos ayuntamientos a la aparición de agregadores de movilidad

Por otro lado, las compañías se encuentran ahora a la espera de la resolución del concurso de Sevilla que podría traer de vuelta nombres que se conocieron con el concurso de Madrid. Así, en 2021 la expansión a otras ciudades será clave. Las compañías también pretenden aprovecharse de que el coronavirus ha impulsado micromovilidad al provocar que más y más personas prefirieran desplazarse de forma individual.

Otro factor que muchos consideran incipiente es el de los agregadores de aplicaciones de movilidad, una tendencia cada vez más fuerte que no ha terminado de cristalizarse en 2020 y previsiblemente lo hará el que viene.

Noticia original: Business Insider

Autor: Alba Asenjo