Lidl relanza uno de sus electrodomésticos más pedidos: la panificadora

stop

Desde el sábado 21 de diciembre, Lidl vuelve a poner a la venta la demandada panificadora en sus lineales a un precio de solo 50 euros

Electrodomésticos Silvercrest, la marca blanca de Lidl. Foto: Lidl

Barcelona, 21 de diciembre de 2019 (13:40 CET)

Por fechas Navideñas, la cadena de supermercados alemana, fundada por la familia Schwarz, ha apostado por volver a relanzar uno de sus electrodomésticos más demandados por su bajo precio y sus características. Se trata de la panificadora de la marca Silvercrest de Lidl, con la qual sus clientes se plantean substituir el pan de panadería por el propiamente hecho en casa. Lidl ha vendido más de 300.000 unidades desde que lanzó su primera panificadora hace más de diez años, con unos 25.000 productos al año.

El aparato amasa, fermenta y hornea con 16 programas diferentes de funcionamiento y 3 niveles de tostado. Además, incluye libro de recetas, vaso medidor, cuchara medidora y extractor para la varilla amasadora.

Como consecuencia de la llegada de este producto se crean en la red multitud de foros y páginas web en las que se muestra cómo hacer masa madre o qué productos utilizar. Y es que este supermercado repite en esta ocasión su estratégia de márketing en electrodomésticos low cost: vende pocas unidades y a muy buen coste.

De modo que siempre se genera en los consumidores esa sensación de escasez y de sentir que ganan un trofeo cuando finalmente consiguen el producto que han estado esperando durante meses.

Su negocio no queda aquí sino que una vez se adquiere la panificadora hacen falta los ingredientes para utilizarla. Por ello, aprovechando la ocasión, la marca ha rebajado productos relacionados a la elaboración del pan en su página web, además de promocionar varias recetas. Se pueden encontrar preparados para pan y pizza a un 25% de descuento, con lo que quedan por 1,49€ y una pre mezcla para pan con el mismo descuento a 0,89€.

La estrategia infalible de Lidl con sus electrodomésticos

Con esta estrategia, Lidl tiene a sus clientes siempre pendientes de sus redes sociales. Mientras tanto, muchos usuarios ven otros productos que también les pueden interesar y se crea un negocio que va más allá del electrodoméstico. Así triunfa con la heladera, la panificadora, la máquina de coser y la máquina de hacer waffles. Lidl quiere que todo se haga en casa y que los ingredientes se compren en sus tiendas. De hecho, Lidl no busca el beneficio por la venta de los aparatos sino por los ingredientes, en este caso, las harinas. 

Otro electrodoméstico con el que se utiliza esta estratégia es el robot de cocina, que es un verdadero éxito cada vez que vuelve a estar a la venta. De esta manera logra que se formen colas delante de las puertas para hacerse con una unidad. Esto ocurre porque cuando estas se agotan ya no se vuelven a poner a la venta hasta al cabo de un tiempo.

Con esta estratégia también busca adelantar a su principal competidor, Mercadona, pero aún permanece alejada en un segundo puesto en España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad