Thermomix tiene parte de sus ventas en economía sumergida

8.000 vendedoras de Thermomix esperan una reforma legal para cotizar

stop

Las amas de casa que venden Thermomix esperan el cambio en el sistema de autónomos para salir definitivamente de la ilegalidad

Madrid, 14 de febrero de 2019 (04:55 CET)

Unas 8.000 trabajadoras de Thermomix podrían a comenzar a trabajar de forma abierta, sin triquiñuelas, trampas ni condiciones ambiguas que las sometan a inspecciones y sanciones por parte de los inspectores laborales. 

Las vendedoras de Thermomix, trabajadoras a destajo, muchas de ellas de forma esporádica, se enfrentan a cuantiosas sanciones que les convierte su trabajo en una ruina familiar. 

El esquema de ventas de Thermomix, el robot de cocina más popular de España y de Europa, recluta a usuarias a quienes premia por recomendar y explicar los aparatos de cocina a posibles clientes. En ocasiones, se trata de un trabajo habitual, pero a veces el grupo de trabajadoras apenas obtiene ingresos escasos, inferiores a la cuota de autónomos. 

Pero los inspectores laborales están aplicando con dureza la norma en su lucha contra el fraude y contra los falsos autónomos. Una sentencia judicial en Valencia determinó que las vendedoras de Thermomix son trabajadoras y, por tanto, deben estar dadas de alta en el régimen de trabajadores autónomos (RETA). 

“El problema es que algunas de ellas cobran menos dinero que el que deben pagar por su actividad. Una vendedora de Thermomix puede ganar 100 euros cualquier mes pero está obligada a pagar 300 euros como autónoma. Es una situación claramente injusta”, explica Celia Ferrero, vicepresidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos, ATA.

La reforma legal 

Una subcomisión parlamentaria trabaja en la reforma del sistema RETA para permitir que trabajadores esporádicos tengan una cotización mucho más razonable. 

La asociación ATA ha propuesto que este tipo de trabajadoras coticen sólo si su ingreso mensual equivale al 50% del salario mínimo interprofesional al mes. Es decir, que se vean obligadas a cotizar sólo si perciben más de 450 euros al mes. 

La subcomisión parlamentaria recibió opiniones de expertos durante 2018 y se inclina a crear un régimen que incluya ciertas excepciones para que se flexibilice el trabajo de este equipo de trabajadoras cuya actividad puede ser esporádica. 

Se trata de un grupo creciente que hasta ahora ha estado dominado por grupos de vendedores y comerciales como los de Thermomix y Avon. Pero, con la venta por internet, este tipo de profesionales con trabajo a destajo aumentan en distintas empresas emergentes. 

Las asociaciones de autónomos consideran que la ley no sólo debe tomar en cuenta si trabajan de forma habitual, sino también sus ingresos reales para evitar cargas laborales que desfavorezcan este tipo de salidas laborales. 

Hasta ahora, Thermomix, que sigue abriendo sucursales por toda España, se niega a contratar plantilla directa, porque, asegura, ésta es la fórmula que mejor funciona. Usuarias que se hacen suscriptoras del producto porque lo conocen pero que no necesariamente dedican una jornada o media jornada laboral a este tipo de trabajos. 

Hemeroteca

Economía Sumergida
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad