ABB destina 3.100 millones a autocartera

stop

La compañía suiza buscará nuevos negocios de software, industria y aviacion para duplicar su rentabilidad

El consejero delegado de ABB, Ulrich Spiesshofer.

09 de septiembre de 2014 (12:13 CET)

Tener demasiado dinero también puede ser un problema. ABB, la compañía suiza especializada en energía y automatización que compite en áreas muy diferentes con grandes multinacionales como General Electric o Siemens, ha anunciado un programa de compra de acciones propias de 4.000 millones de dólares (3.100 millones de euros), apenas un 1% de su capitalización bursátil.

Es una cantidad de dinero procedente de los excedentes de liquidez que equivalen, por ejemplo, a una emisión del Tesoro o la mitad de la cantidad defraudada por la familia Pujol durante dos décadas en el poder, según los informes preliminares de la policía.

Más crecimiento

La medida de ABB, anunciada esta mañana en Londres, ha disparado el valor de la compañía en bolsa y se espera un crecimiento aún mayor. El beneficio de las acciones suele aumentar con esta medida financiera, que utilizan las compañías para evitar la entrada de inversores indeseables. Al subir la acción, la empresa tiene mayor control sobre sus títulos.

“Queremos compartir el exceso de liquidez con nuestros accionistas”, explicó el consejero delegado de la compañía, Ulrich SPiesshofer que negó la posibilidad de bloquear la entrada de capital externo. ABB obtuvo un beneficio de 2.700 millones de dólares el año pasado, unos 2.100 millones de euros.

Desde Seat hasta los molinos

La multinacional, que cotiza en Zurich, Londres y Nueva York y que usualmente procura una discreta exposición en los medios de comunicación, ha anunciado una reestructuración empresarial para enfocarse en los negocios más rentables. Es lo que el consejero delegado de la compañía llama “reubicar el centro de gravedad de la compañía” hacia negocios como software de alto rendimiento. Aunque, de momento, invierte una auténtica fortuna en la recompra de sus acciones.

Pero ubicar el nuevo foco en una compañía, que fabrica desde los robots que se utilizan en las plantas de Seat hasta los sistemas de generación de energía eólica que se consume en la isla de la Gomera, no parece sencillo. “Nos centraremos más en productos de software, soluciones avanzadas como los programas que utiliza un Boeing, que representan el 50% de nuestro negocio”, explico el consejero delegado.

Independencia en Escocia y Cataluña

“Nuestra meta es aumentar el retorno de capital, que queremos elevar hasta el 15%. Nuestro plan es pasar del 4% a un crecimiento del 7% en los próximos seis años y aumentar el ebitda del 11% al 16%”, anunció el director financiero de ABB, Eric Elzvik.

La empresa ha anunciado el cambio en los modelos de negocio de algunas unidades como las renovables; cambios internos; promociones y fichajes en la junta directiva. Los directivos de ABB también fueron preguntados sobre la independencia de Escocia. “No nos preocupa”, dijo el consejero delegado. ¿Y les preocupa aún menos la posibilidad de independencia en Cataluña, donde tienen una importante fábrica de robots? “Ya veremos lo que sucede”, añadió. “No queremos comentar estos asuntos”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad