Abertis prefiere el plan industrial de Atlantia al de ACS. Isidro Fainé, Francisco Reynés y Salvador Alemany, hombres clave de Abertis. EFE

Abertis se decanta por el proyecto industrial de Atlantia

stop

Abertis y La Caixa prefieren el proyecto industrial de Atlantia al de ACS, pero el grupo italiano debe subir la oferta para llevarse la puja

Xavier Alegret

Abertis prefiere el plan industrial de Atlantia al de ACS. Isidro Fainé, Francisco Reynés y Salvador Alemany, hombres clave de Abertis. EFE

Barcelona, 20 de octubre de 2017 (04:55 CET)

Abertis se inclina hacia Atlantia. Su consejo de administración se mostró este miércoles favorable a su oferta en canje de acciones, después de valorar positivamente su plan industrial. Si bien es cierto que no ha entrado a valorar la oferta de ACS –no lo hará hasta que la CNMV le dé luz verde–, y que estaba obligado a tomar posición respecto a Atlantia, puesto que nos encontrábamos en pleno periodo de aceptación, en el seno de la concesionaria y de su principal accionista, La Caixa, gusta más el proyecto italiano que el de Florentino Pérez.

Fuentes cercanas a la concesionaria han explicado que la oferta de Atlantia encaja mucho mejor con lo que quieren los directivos de Abertis y La Caixa, porque mantiene en esencia el proyecto industrial que la ha caracterizado y las sinergias son mayores. De hecho, por ello se decantan por ahora –la decisión es provisional– por el canje de acciones con el grupo italiano. Con él, la Fundación Bancaria la Caixa sería, a través de Criteria, el segundo accionista del futuro gigante de las autopistas con el 14% de las acciones, solo por detrás de los Benetton.

Los puntos a favor de Atlantia

La oferta de Atlantia da más autonomía a la Abertis y, de hecho, sus directivos podrían continuar, ya que el grupo español mantendría su personalidad jurídica y sede en España. Con los planes de ACS, que el propio Florentino Pérez habría explicado a Isidro Fainé para convencerle, la sede de la compañía se traslada a Alemania.

De hecho, en la valoración de la oferta que hizo el miércoles el consejo de administración de Abertis, ya destacó positivamente este hecho, así como que Abertis seguirá cotizando en España, ya que permitirá continuar a los accionistas que quieran seguir confiando en la compañía.

El proyecto de Atlantia amplía el perímetro de Abertis y deja su sede en España

La concesionaria española valora también que Atlantia, dedicándose al mismo negocio que Abertis, las autopistas, le confíe el negocio en Latinoamérica en vez de querer abarcarlo todo desde Italia. La compañía controlada por los Benetton traspasará sus negocios en Brasil y Chile a Abertis, con lo que la española incrementará su perímetro y su liderazgo en la región.

Otro punto a favor de la opción italiana es que no tiene previsto vender sus participadas, solo un pequeño porcentaje de Cellnex para no tener que presentar una contraopa. En ese punto coincide con ACS, aunque la constructora es más clara respecto a la más que posible desinversión del 90% de Hispasat.

Además, está la deuda. Abertis mantendrá su deuda, mientras que la que genere la financiación de la opa recaerá directamente sobre Atlantia. Por ello, la española podrá siguiendo financiarse a buen coste, y la operación no la penalizará. No está claro que esto pase con ACS: Abertis no mantendrá su personalidad jurídica, y la deuda de la nueva Hochtief-Abertis subirá hasta cerca de cinco veces su ebitda.

Todo sujeto a una mejora de la oferta

Estos puntos a favor de Atlantia solo tienen un pero: va por detrás en cuanto a precio. La opa italiana no vencerá si no sube sus 16,50 euros por acción hasta, al menos, igualar los 18,76 euros de ACS. Fuentes cercanas a la compañía italiana aseguraron que tiene capacidad para llegar a los 19 euros por acción y mejorar también el canje, mejora que sería suficiente si no hay una tercera oferta y, como parece, La Caixa y Abertis le apoyan.

No obstante, la compañía italiana no quiere precipitarse. Si bien se siente reforzada por la postura de Abertis y La Caixa, que ya esperaba puesto que la oferta se diseñó para facilitar el encaje del grupo presidido por Isidro Fainé, no tiene prisa. Cuenta con al menos tres meses para mejorar la oferta, y va a estudiarlo con detenimiento para ver como este sobreprecio –2.200 millones más– impacta en su cuenta de resultados y su estructura financiera.

Una mejora de la oferta provocaría que Abertis y La Caixa tuvieran que posicionarse de nuevo. También tendrán que hacerlo sobre la opa de ACS, cuando la CNMV la apruebe y dé un mes para la batalla de opas. A la concesionaria presidida por Salvador Alemany le esperan ahora unos tres meses algo más tranquilos, pero empezará 2018 con trabajo.

Hemeroteca

Abertis (IBEX: ABE)
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad