Abertis experimenta la recuperación de España: aumenta el tráfico por primera vez desde 2008

stop

Salvador Alemany asegura que las administraciones no podrán rescatar autopistas de peaje

El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynés | ED

01 de abril de 2014 (12:54 CET)

Las autopistas de peaje son un buen termómetro para comprobar si un país está sumido en la depresión económica o ha iniciado ya la senda de la recuperación. Abertis lo ha comprobado de forma muy directa en su cuenta de resultados específicos en España. Y tras fuertes caídas en los últimos años, el tráfico ha aumentado en un 1,5% en los dos primeros meses de 2014. ¿Es poco? Es un cambio de tendencia importante, porque es la primera vez que el porcentaje es positivo desde 2008.

El consejero delegado de Abertis, Francisco Reynes, ha asegurado este martes, justo antes de la reunión de la junta de accionistas, que se trata de un claro signo de “recuperación” económica en España, más allá de los datos macroeconómicos que ofrece el Gobierno del PP.

En el primer trimestre de 2010, el descenso del tráfico de las autopistas en España fue del 4,2%. En el mismo periodo en 2011 fue del 5,6%. La crisis se intensificó en los primeros meses de 2012, con una caída del 9,1%, y en 2013 fue del 8,4%. Entre ese 8,4%, y los dos primeros meses de 2014 –no se cuenta el mes de marzo porque la semana santa cae este año a mediados de abril a diferencia de los últimos años-- la diferencia es mayúscula, porque se pasa a un aumento del 1,5%.

El rescate de autopistas


Y ese tráfico se considera como un elemento de consumo, que equivale a la traslación de una mayor confianza del ciudadano. En este caso no se trata ya únicamente del tráfico de vehículos pesados, que también experimentaron un aumento, sino de los turismos, lo que indica ya una recuperación económica.

Lo mismo ocurre en el caso de Francia. Tras dos años de descensos, con caídas en el primer trimestre de 2012 y 2013 del 3,31% y del 2,06% respectivamente, se ha pasado ahora a un aumento del 3,4%.

Abertis ha provisionado su participación en las radiales R-3 y R-5 de Madrid, 207 millones de euros, en un momento en el que el Gobierno prevé el rescate de hasta nueve autopistas. El presidente de la compañía, Salvador Alemany ha asegurado que la posición es muy clara y que el inversor privado, “cuando van mal las cosas” debe responsabilizarse, de la misma forma que se debe premiar cuando las cosas van bien.

Armonización del sistema

Abertis está a la espera de lo que decida el Ejecutivo de Mariano Rajoy. También considera que el Gobierno no podrá cambiar el modelo, buscando el rescate de las autopistas, cuando se acaben las concesiones. Ese es el caso de la AP7 a su paso por la Comunitat Valenciana, que se acaba en 2019, y en 2021 a su paso por Catalunya hasta la Jonquera.

Según Alemany, el Gobierno difícilmente podrá cambiar el modelo. “No creo que las necesidades presupuestarias del sector público lo permitan”, ha afirmado, en referencia a la posibiilidad de eliminar los peajes de las dos autopistas. Sobre ello se pronunció ya el conseller de Territori i Sostenibilitat, Santi Vila, al recordar que si se acaba la concesión en Valencia en 2019, también se debería hacer a su paso por Catalunya en 2021. “Lo que dijo el conseller Vila es pedir una armonización del sistema”, ha reiterado Alemany.

Tanto Reynés como Alemany consideran que si en España el porcentaje de autopistas de peaje es del 30%, el porcentaje tenderá a ser más alto, no más bajo, teniendo en cuenta las experiencias de otros países, como Francia, en el que el 90% de las autopistas son de peaje.

Objetivo Australia

Reynés ha explicado la política de inversiores de Abertis, antes la justa de accionistas, que pasa por invertir en España un 35% del total previsto, diversificando, como hasta ahora, entre el negocio de autopistas y el de telecomunicaciones.

La liquidez de Abertis es de 6.590 millones de euros, y tiene cubiertas las necesidades de financiación hasta 2018. “Eso nos aporta una gran tranquilidad para ir viendo nuevas operaciones”, ha asegurado Reynés.

Entre ellas figura la inversión en Australia. Abertis participa en un concurso para la concesión de una autopista en el estado australiano de Queensland por un periodo de 40 años, cerca de la ciudad de Brisbane, que puede suponer una operación de gran rentabilidad para la compañía.

Cihile y Brasil aseguran el crecimiento

Abertis sigue, como otras compañías españolas, la vía de la internacionalización. España sigue siendo rentable, más que en otros países, porque los pequeños crecimientos que se produzcan, como ahora en 2014, suponen porcentajes muy altos de beneficio, al ser un negocio ya maduro.

Pero la expansión se produce en Brasil y Chile, con aumentos de tráfico del 4% y del 7,5% respectivamente en los últimos años. De hecho, es la misma tendencia que sigue el PIB mundial. En las previsiones del FMI para 2014, Brasil crecerá un 2,3%, por un 4,5% de Chile. Y en esos mercados quiere estar y está ya Abertis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad