La alcaldesa Ada Colau (i), Anna Mercadé (c) y la decana Maria Eugènia Gay en la presentación este martes de la Asociación 50 a 50. Este lobby femenino impulsa la presencia de mujeres en los órganos de gobierno de las principales instituciones económicas
stop

El lobby de mujeres 50 a 50 cuenta con el apoyo de la alcaldesa Ada Colau para lanzar candidaturas a las principales instituciones económicas catalanas

Josep Maria Casas

Economía Digital

La alcaldesa Ada Colau (i), Anna Mercadé (c) y la decana Maria Eugènia Gay en la presentación este martes de la Asociación 50 a 50. Este lobby femenino impulsa la presencia de mujeres en los órganos de gobierno de las principales instituciones económicas

Barcelona, 06 de marzo de 2018 (14:35 CET)

La Asociación 50 a 50 impulsará candidaturas en las que, como mínimo, la mitad de sus miembros sean mujeres para gobernar la Cambra, Fira o el puerto de Barcelona. Estas tres instituciones renovarán sus órganos de gobierno precisamente este año.

Esta asociación actúa como un lobby de mujeres. Cuentan con el apoyo de la alcaldesa Ada Colau; de la decana de los abogados barceloneses, Maria Eugènia Gay y del presidente de la Cambra de Comerç, Miquel Valls. Los tres arroparon este martes a la portavoz de la asociación, Anna Mercadé, directora del Observatorio Mujer, Empresa y Economía de la Cambra de Comerç.

El primer objetivo de la Asociación 50 a 50 es el de liderar una lista de mujeres empresarias, directivas y profesionales que formen parte del próximo pleno de la Cambra de Barcelona. Las elecciones todavía no se han convocado. El apoyo de Valls a este lobby se interpreta como un movimiento en clave electoral.

La Cambra y la Fira de Barcelona  tendrán más mujeres en sus órganos de gobierno

Colau confirmó que Fira de Barcelona también contará con más mujeres después de la renovación de su consejo de administración. Sin embargo, probablemente no lo presidirá una mujer. El candidato que aguarda en la recámara es Kim Faura, director general de Telefónica en Cataluña.

Colau había pensado en Helena Guardans, consejera delegada de Sellbytel, pero ésta desistió. Entrará en el consejo, pero probablemente no como presidenta. Sin mencionar nombres, Colau confesó su decepción: “He ido a buscar mujeres para cargos de responsabilidad y no han querido dar el paso. Al final se ha elegido a un hombre”.

Hemeroteca

Ada Colau
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad