Carles Sumarroca Claverol y su padre Carles Sumarroca Coixet. EFE

BBVA y Sareb tienen el futuro de Teyco en sus manos

stop

La entidad que preside Francisco González y el banco malo, con la mayoría de la deuda, marcarán las decisiones de los acreedores de Teyco, en preconcurso

Barcelona, 29 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

El futuro de la antigua Teyco está en manos de los bancos. En preconcurso de acreedores desde el mes de septiembre, la constructora de la familia Sumarroca se encomienda a un acuerdo de refinanciación con BBVA y Sareb que arrastre al resto de entidades. Parece complicado: será el segundo en dos años y, de cerrarse, comportará importantes quitas.

Como explicó Economía Digital, la actual Top Proyectos y Contratas depositó en varias notarías una propuesta anticipada de convenio para que los acreedores se pudieran adherir a ellas. El objetivo: alcanzar un acuerdo para una deuda que alcanza los 53 millones y redimensionar la empresa para evitar la quiebra.

Fuentes financieras señalan que el destino más probable para la empresa es la liquidación , pues ven muy complicado que la firma familiar consiga enjugar el pasivo acumulado. Según Expansión, los principales afectados son BBVA, con cinco millones; Sareb, con 3,8 millones y Banco Santander, con más de 2,5 millones. Por detrás quedan Caixabank, Sabadell y Novobanco.

Rousaud Costas Duran, Garrigues y Deloitte asesoran las negociaciones entre los Sumarroca y los bancos

Así, la decisión de BBVA marcará el rumbo de las negociaciones entre bancos y compañía. No obstante, el pacto suma un obstáculo más a las reticencias de las entidades para asumir las quitas: la presencia de Sareb, poco amiga de destinar recursos a refinanciaciones sobre activos ya heredados de sociedades en problemas.

Las mismas voces recuerdan que en otros concursos en los que la refinanciación parecía más clara, el denominado banco malo envió a liquidación estas empresas.

Mientras, los Sumarroca ultiman un plan de negocio para convencer a las entidades. Las conversaciones son supervisadas por Rousaud Costas Duran, que asesora a Top Proyectos y Contratas; Garrigues, para la banca, y Deloitte, como asesor independiente.

El proyecto de la saga catalana pasa por redimensionarse, evitar los grandes proyectos y centrarse en trabajar para clientes privados. Una muestra de sus intenciones ya fue la reducción de capital de 17,7 millones de euros para enjugar pérdidas, que en 2015 –el último ejercicio disponible— ascendieron a 9,4 millones de euros.

La segunda refinanciación en dos años

Los ejecutivos de Top Proyectos y Contratas ya son conocidos en las oficinas de los grandes bancos: de alcanzarse, sería la segunda refinanciación desde junio de 2015. Hace dos años, la compañía se vio obligada a vender la filial Constraula y logró un pacto para reducir la deuda de 37 a 13 millones de euros.

Sin embargo, el plan de viabilidad trazado no pudo cumplirse ante la crisis del ladrillo y la “campaña de descrédito” contra el entonces primer ejecutivo, Jordi Sumarroca Claverol, detenido e imputado en julio de ese mismo año el marco del ‘caso 3%’ de Convergència.

En causa de disolución desde 2015

La compañía de los Sumarroca cerró 2015 con un patrimonio neto y unos fondos propios de 11,17 millones de euros, mientras el capital era de 29,5 millones. Como advertía la auditoría de Deloitteestas cifras la situaban en causa de disolución: esta situación patrimonial se produce cuando los fondos propios son menos de la mitad del capital, y supone que si un acreedor insta el concurso, la compañía pasa a situación concursal.

Desde entonces, la facturación cayó desde los 42 millones de euros hasta los 18 millones en los que se espera cerrar el ejercicio 2017.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad