stop

La moneda virtual que no está respaldada por ningún banco central dispara su cotización mientras el sector fintech se pregunta de dónde viene el dinero

Madrid, 11 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

Bitcoin, la moneda virtual que ha llegado a superar los 15.000 dólares y que suma un incremento del 1.500% desde principios de año, ha sido el valor elegido por los lavadores de dinero, los narcotraficantes y los hombres de negocios dudosos de medio mundo durante los últimos meses. 

Bitcoin no es una moneda al uso básicamente porque no está respaldada por el banco central de ningún país. Su cotización ha subido como la espuma, pero el anonimato y la dificultad de garantizar la procedencia de los fondos es caldo de cultivo para la entrada de dinero procedente de actividades ilícitas.

“No hay duda de que los que están intentado evitar sanciones encontrarán la manera de hacerlo. Y hay métodos nuevos como las monedas digitales que pueden ser empleadas por actores anónimos. Bitcoin es una moneda digital con la que se puede comerciar internacionalmente. Puede transferirse entre usuarios y conservarse de manera anónima”, explicó Juan Zarate, asistente del presidente de los Estados Unidos entre 2005 y 2008, a Moisés Naím, autor del best seller El fin del poder.

Mezclar y borrar huellas

Bitcoin y el resto de criptomonedas se pueden ocultar con cierta facilidad Una de sus capacidades más apreciadas por quienes quieren eliminar la pista del dinero es el método del mixing (mezclado).

Con este sistema, se pueden cambiar los fondos de un suscriptor con los de otros. Las monedas virtuales cuentan con sistemas de criptografía que evitan su rastreo. Y así un grupo de transacciones hace posible que el dinero movido quede completamente difuminado. 

El bitcoin también se ha convertido en el método de pago eficaz de los ciberdelincuentes para cobrar por los datos secuestrados a las empresas. “Los cibercriminales son los que menos tienen que perder con estas novedades. Para grupos como hackers o ciberdelincuentes es muy apetecible el bitcoin, pero hay que decir que la mayoría de inversores no tiene nada que ver con este tipo de actividades delictivas. Todo lo contrario, me atrevería a decir que son la minoría”, explica Adolfo Contreras, consultor y autor de varios libros sobre bitcoin. "Es un sistema anónimo pero cuando se hace el cambio a moneda real, hay que pasar por un banco o una casa de cambio y es posible la detección de los delincuentes", añade. 

El narcotráfico está mostrando preferencias para el lavado del dinero por esta vía. Por primera vez el World Drug Report (Informe Mundial de Drogas) de las Naciones Unidas incluye un apartado en el que se menciona que las redes de tráfico de drogas y otras organizaciones criminales recurren al bitcoin y a las monedas virtuales para enmascarar la actividad.

Pero los defensores de la moneda aseguran que, al margen de algunos casos sonados, el dinero en metálico sigue y seguirá siendo el preferido de las mafias para sostener sus negocios ilícitos. 

Corea del Norte y Venezuela

Las crecientes dudas sobre los usos oscuros detrás de la nueva cibermoneda han sido confirmadas con la reciente detención de Alexander Vinnik, un supuesto cibercriminal detenido en Grecia y solicitado por la justicia de los Estados Unidos por haber blanqueado 4.000 millones de dólares a través de su casa de cambio BTC-e, una de las mayores empresas de cambio de bitcoins del mundo. La justicia estadounidense ha solicitado la repatriación inmediata a ese país.

“El bitcoin es una moneda de obtención de fondos muy útil si te encuentras en Venezuela, Ecuador o Corea del Norte”, declaró el consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, en septiembre. El tiempo parece haberle dado la razón (en menos de tres meses). El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció la creación de una nueva cripto-moneda, “el petro”, para intentar burlar la presión “del capital internacional contra Venezuela”.

El máximo directivo de JP Morgan predice que con la moneda pasará una crisis similar a la de los tulipanes en Holanda en el siglo XVII, cuando los tulipanes llegaron a valer más que una casa. Pero los entusiastas de la nueva moneda se han apresurado al máximo ejecutivo de JP Morgan. Algunos de ellos están convencidos de que un bitcoin podrá valer "trillones de dólares".

El consultor de bitcoin Adolfo Contreras explica que su propio cargo lo descalifica para opinar sobre criptomoneda. “Es como si un taxista hablara de Uber. No tiene autoridad”, asegura. “El bitcoin cambiará todos los esquemas de los mercados financieros y quitará negocio a los bancos y a los intermediarios. Y el bitcoin seguirá subiendo. De eso no tengo duda”. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad