Jose María Marín Quemada, presidente de la CNMC. ED

El último bofetón de Competencia al taxi en favor de Uber

stop

Las últimas declaraciones de José María Marín Quemada en favor de los vehículos VTC enciende al sector del taxi

Barcelona, 09 de febrero de 2018 (17:17 CET)

Nuevo espaldarazo de la Comisión Nacional del Mercado de la Comptencia (CNMC) a los coches VTC. El regulador considera ahora que los ayuntamientos de las grandes ciudades impiden a los vehículos de la flota de Uber y Cabify competir en las mismas condiciones que los taxistas.

Competencia exige que ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia permitan la circulación por el carril bus o la posibilidad de aparcar sin límite en zonas de estacionamiento restringido.

Al respecto, José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, asegura que “no observa a primera vista motivo alguno que justifique la diferencia de trato entre el taxi y el VTC en cuanto al ejercicio de la actividad en aspectos como el acceso a carriles o zonas restringidas, así como la exclusión de los límites de duración del estacionamiento".

‘Enemigo público' del taxi

Quemada se ha convertido ya en enemigo público del taxi, después de haberse posicionado a favor de los vehículos con licencia VTC en medio de la guerra que mantienen los taxistas contra Uber y Cabify .

Hace sólo 45 días que la Federación Española del Taxi (Fedetaxi) pidió su dimisión con motivo de la última sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre Uberpop, cuando sentenció que la compañía estadounidense operaba en Barcelona desde 2014 como una empresa de transporte y no una plataforma digital que ponía en contacto a conductores y viajeros.  

Fedetaxi pidió la dimisión del presidente de la CNMC el 26 de diciembre

Acto seguido, la asociación más grandes del sector del taxi señalaron a Quemada, culpándole de ser un “fanático” de estos modelos de negocio y, al mismo tiempo, haberse convertido en “el mayor ariete” para derribar las barreras legales al modelo de negocio de las tecnológicas.

Un informe "sesgado" motivó la ruptura

Las relaciones entre el sector del taxi y la CNMC empeoraron a raíz de que el superregulador emitiera un informe en el que se oponía al proyecto de Real Decreto que el Ministerio de Fomento ultimaba para regular el sector las VTC, que incluye a empresas como Uber y Cabify, por considerar que no estaban justificadas y que restringían la competencia en el sector.

En concreto, la CNMC se pronunció sobre la propuesta del Ejecutivo de prohibir vender licencias a vehículos de alquiler con conductor durante los dos años siguientes a su concesión.

¿El objetivo? Evitar la especulación con estos títulos y articular un registro público en el que las empresas como Uber deban comunicar todos sus contratos de servicios de transporte con el fin de facilitar el control de los mismos a las comunidades autónomas en las que operan. 

Jose María Martín Quemada, presidente de la CNMC, criticó las propuestas del Gobierno para blindar al taxi

No obstante, Competencia, con Quemada a la cabeza, consideró que las propuestas del Ejecutivo restringían “la competencia en el sector” y no estaban “justificadas bajo los principios de necesidad ni proporcionalidad".

Declaraciones apoyadas en un informe que Fedetaxi calificó de "sesgado y sin base" y  a favor de la implantación del modelo Uber para sustituir al del taxi tradicional.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad