El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha sido hallado sin vida en una finca de caza de Córdoba. EFE

Los cabos sueltos que deja Miguel Blesa en la justicia

stop

La muerte de Miguel Blesa deja abiertos frentes judiciales todavía por resolver entre los que se encuentran presuntos delitos al frente de Caja Madrid

Barcelona, 19 de julio de 2017 (18:31 CET)

El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha aparecido muerto en una finca de caza de Córdoba en la mañana de este miércoles. El exbanquero ha vivido en los últimos años un calvario judicial. El pasado 23 de febrero, la Audiencia Nacional le condenó a seis años de prisión por apropiación indebida y administración desleal en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. Pero sus frentes no terminaban aquí. La sombra de la sospecha se extendía sobre él en otras dos investigaciones. 

La primera de ellas atañe a los presuntos sobresueldos en Caja Madrid. El pasado enero, la Fiscalía Anticorrupción pedía otros cuatro años de prisión para el exbanquero por este caso por el que además exigían el pago de una indemnización de 8,57 millones de euros a Bankia, entidad sucesora de la caja madrileña.

El fiscal explicaba en su escrito que la comisión de retribución de la entidad acordó en junio de 2008 una subida del 4,5% del sueldo de los diez miembros que integraban el consejo de dirección de la entidad en esa fecha, estipulando la masa salarial global en 8,3 millones de euros.

Anticorrupción pidió en enero cuatro años de prisión para el exbanquero

Sin embargo, el incremento real de los salarios fue de más de un 16% ya que el comité de dirección pasó de diez a nueve miembros y no se ajustó el incremento de la masa salarial fija individual, tal y como solicitó el consejo de administración de la entidad. Según Anticorrupción, finalmente se abonaron “indebidamente” 2,04 millones de euros a los directivos.

El segundo de los frentes abiertos está enmarcado en la investigación que persigue la actividad de una empresa en las Islas Vírgenes con la que presuntamente Miguel Blesa tenía relación. Al respecto, se investiga un posible delito fiscal realizado desde Danforth Investment, radicada en este paraíso fiscal. La empresa fue creada en 1989 a través de la conocida firma de abogados Mossack Fonseca, implicada en los Papeles de Panamá.

La UDEF pensaba que Blesa utilizó una sociedad pantalla en las Islas Vírgenes

Al parecer, en 1992 el bufete concedió poderes a Blesa para crear en España una firma homóloga con el presunto objeto de realizar inversiones inmobiliarias. La Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) señaló que el exbanquero pudo haber utilizado la firma como sociedad pantalla para evitar el pago de impuestos y blanquear beneficios.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad