Can Fabes busca a un inversor contrarreloj

stop

Los herederos de Santi Santamaria esperan que el cierre del restaurante del 31 de agosto sólo sea temporal

22 de agosto de 2013 (20:20 CET)

El prestigioso restaurante Can Fabes, capitaneado hasta su desaparición por Santi Santamaria, busca contra reloj a un inversor que esté interesado en continuar con el negocio. Los herederos del fundador han reconocido que aún negocian con varios inversores nacionales e internacionales su venta para evitar que el cierre previsto el sábado 31 de agosto sea definitivo.

Regina Santamaria, quien cogió las riendas de Can Fabes tras la muerte de su padre y fundador, ve inevitable bajar la persiana el próximo sábado. “En agosto es es complicado cerrar pactos, porque todo está muy parado”, ha afirmado en declaraciones a Europa Press. Ahora, plantea un cierre temporal para proseguir con las conversaciones y llegar a un acuerdo con los interesados.

Reapertura sin fecha

La hija del chef evita dar ninguna fecha para la posible reapertura del restaurante. Es especialmente prudente por el personal del establecimiento, situado en el municipio de Sant Celoni (Barcelona). Asegura que la plantilla será la primera en conocer su futuro. Las negociaciones para traspasar el negocio también incluyen saber si los actuales empleados se subrogarán a los nuevos propietarios o no.

Can Fabes abrió en la localidad catalana hace 32 años. El 18 de julio pasado anunció que cerraría sus puertas debido a las dificultades económicas para mantener el negocio. El restaurante no ha resistido la repentina desaparición del cocinero, quien consiguió tres estrellas Michelin para el establecimiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad