Carmena atornilla a las constructoras para que acorten plazos de las obras y cobren un 35% menos

stop

AHORRO DE GASTOS

Parque Lineal del Manzanares, en Madrid

desde Madrid, 16 de noviembre de 2015 (13:43 CET)

Aunque en estos cinco meses que llevan al frente del Ayuntamiento de Madrid, la alcaldesa Manuela Carmena y su equipo han querido, primero, acometer actuaciones urgentes de calado social, la limpieza de las calles, tratar de ahorrar en gastos en los que se pudiera recortar, auditar la deuda y elaborar los presupuestos, al final resulta inevitable acometer obras de cierto calado. Las que más inversión requiere y las que, inevitablemente, deben adjudicar a las grandes constructoras.

No obstante, la estrategia que está siguiendo el consistorio capitalino, de cara a conseguir el mayor ahorro posible, es obligar a estas empresas a que hagan las mismas obras, pero en un menor plazo con el objetivo de abaratar el precio final a pagar.

FCC, ACS y Acciona

Lo hizo el pasado mes de agosto con FCC, lo repitió en septiembre con Clece, una filial de ACS, y lo ha vuelto a hacer ahora con un contrato adjudicado a Acciona Infraestructuras, una las empresas del grupo controlado por la familia Entrecanales, por parte del Área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Inés Sabanés.

En el caso del contrato adjudicado a la filial de servicios de ACS, para prestar el servicio de ayuda a domicilio a personas dependientes residentes en varios distritos, se mantuvo diciembre de 2015 como fecha de finalización, pero en lugar de iniciar la prestación en agosto lo ha hecho en octubre, de manera que los casi ocho millones presupuestados se quedaron en poco más de cinco.

Licitación diez días antes del 24M

En el caso de la obra adjudicada a Acciona –ofertada por el anterior equipo de gobierno, encabezado por la popular Ana Botella, el pasado 14 de mayo, diez días antes de las elecciones municipales–, estos trabajos de paisajismo y pavimentación fueron presupuestados, con impuestos incluidos, en 4,5 millones de euros y a ejecutar en un plazo de siete meses, entre julio de 2015 y enero de 2016.

Ahora, una vez que Acciona formalice el contrato, tendrá que acometerlo en las mismas condiciones en las que hizo la oferta, pero en un plazo de cinco meses (entre diciembre de 2015 y abril de 2016) y cobrando menos de 3 millones de euros, un 35% por debajo del presupuesto de licitación. En el pliego de cláusulas administrativas particulares, la reducción del plazo, con un máximo de dos meses –como es el caso–, otorgaba dos puntos en la valoración.

Cofinanciación europea

El contrato adjudicado a la empresa de los Entrecanales está cofinanciado al 50% por los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder), dentro del Programa Urban II, de manera que el Ayuntamiento de Madrid solo tendrá que aportar algo más de 1,2 millones de euros.

El objetivo de estas obras, para las que se postularon 27 ofertas –entre ellas, todas las grandes constructoras–, pasa por poner en valor esta zona del sur de la capital para dotarla de un buen estado ecológico y habilitarla como lugar de ocio y esparcimiento.

Actuaciones

Para ello, Acciona deberá, entre otras actuaciones, incrementar el patrimonio vegetal, implantar intercambiadores nodales (peatón, bici, moto, coche), acondicionar los caminos existentes adaptándolos a la topografía del terreno o adecuar la cubierta de un estanque de tormentas como pista de patinaje y skateboard.

Acortar el plazo de las obras también le sirvió hace un mes a la constructora Copcisa para adjudicarse la construcción de un centro municipal de mayores en Madrid. En este caso, la constructora catalana obtuvo, como el resto de los 19 licitadores presentados, la máxima puntuación por la reducción del plazo de la obra, de 14 a 12 meses. En su caso, los 1,2 millones presupuestados por el Ayuntamiento han quedado reducidos  a poco más de 920.000 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad