Carulla subleva a la plantilla del Palau por su gestión

stop

POLÍTICA SALARIAL POLÉMICA

Mariona carulla, presidenta del Palau de la Música

29 de abril de 2012 (19:59 CET)

El centenar de trabajadores del Palau de la Música muestra señales de hartazgo con la gestión de los recursos humanos de la institución. La llegada de más directivos, en pleno proceso de subrogación, ha colmado la paciencia del comité de empresa que ha enviado un comunicado a sus grupos de interés para hacer público el malestar de la plantilla. En él denuncian las “medidas de reducción de gasto de personal adoptadas en los últimos meses” por Mariona Carulla, la presidenta del icono cultural, mientras el personal de confianza crece.

Durante el último año, el grupo de colaboradores de Carulla, imputada por un presunto delito de evasión fiscal junto a sus cinco hermanos, se ha incrementado en 15 personas para un total de 93 profesionales sin atribuciones directivas. El comité de empresa también denuncia el reparto salarial y calcula que el 16,12% de la plantilla recibe como mínimo el 29% del presupuesto anual destinado a pagar nóminas (4,2 millones, según el Palau). Por cada responsable hay 6,2 trabajadores, según el comité.

Esa diferencia entre sueldos genera rechazo en la plantilla y es que el gap entre un jefe de departamento y los subordinados puede llegar hasta los 50.000 euros, explican. El director general y mano derecha de Carulla, Joan Oller, cobra más que el presidente de la Generalitat, aunque se recortó su propio salario un 15% al poco de asumir el cargo, en plena investigación del expolio derivado del caso Millet, y antes de anunciar la rebaja del 5% a todas las nóminas.

Los portavoces del Palau de la Música consideran que la plantilla y su retribución está equilibrada. Hace tres meses, se recuperó el poder adquisitivo al aumentar los sueldos el 5% descontado el año pasado. “Fue una consecuencia de la rebaja decretada para los funcionarios y trabajadores públicos”, aseguran a preguntas de este diario.

¿Más directivos?

La lista de agravios se completa con los planes de subrogación que Carulla tiene en mente. De momento, en el Palau sólo reconocen que externalizarán los servicios de mantenimiento, con tres profesionales. Pero el comité de empresa denuncia en su comunicado que temen por los acomodadores, taquilleros, informáticos y servicios de prensa. También se pregunta si Carulla “nos sorprenderá con un nuevo fichaje que por el precio de tres operarios engorde el ya apretado y bien pagado cuerpo directivo”.

La manera como Mariona Carulla gestiona a los profesionales de la institución cultural no es la única duda que tienen sobre su presidencia los socios y trabajadores en desacuerdo con sus planteamientos. Recientemente, Deloitte certificó que el bufete Garrigues cobró un mínimo de 450.000 euros en ocho meses por el asesoramiento legal de Enric Carulla, familiar directo de la responsable del Palau de la Música.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad