Catalunya pierde el liderazgo de la negociación colectiva en España

stop

LABORAL

De izquiera a derecha, Fernández Toxo (UGT), Méndez (CCOO) y Rosell (CEOE) | EFE

23 de mayo de 2013 (22:37 CET)

Catalunya ha sido el territorio que tradicionalmente ha marcado la pauta en la negociación colectiva en España. Es una de las zonas más industrializadas del país y su tradición sindical viene de lejos. Su patronal de referencia, Foment del Treball, es la más antigua del país. Por tanto, el diálogo entre los actores sociales está arraigado. Los sindicatos catalanes, por su parte, también han sido abanderados de la introducción de medidas laborales en las empresas catalanas, que después se han extendido al resto de España. Hasta ahora, que la concertación social ha avanzado más rápido en Madrid que en Barcelona.

Han sido las confederaciones de CCOO y UGT quienes se han sentado con CEOE y Cepyme para firmar un acuerdo en el que se marcan alternativas para mantener un convenio colectivo (sea de sector o de una empresa en concreto), aunque la negociación esté en punto muerto. Es decir, si las partes no llegan a un acuerdo de renovación 12 meses después de que hayan concluido las negociaciones. El llamado periodo de ultraactividad.

Mediación extrajudicial

El pacto rubricado en Madrid tiene criterios orientativos, tal y como remarcan las partes. Básicamente, pasa por dejar en manos de los implicados decidir si la negociación está agotada para pasar a una mediación obligatoria o a un arbitraje voluntario, según el caso.

Las patronales dirigidas por Juan Rosell (CEOE) y Jesús Terciado (Cepyme) y los sindicatos encabezados por Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Cándido Méndez (UGT) abren la puerta a una solución extrajudicial en los Tribunales de Conflictos Laborales de ámbito autonómico.

A esta medida se añade la inclusión en los documentos que regulan la actividad laboral, la mejora de la competitividad, el impulso de las medidas de flexibilidad interna y la simplificación de las cláusulas convencionales que aparecen en ellos.

Tercer Acord Interprofessional

¿Por qué los agentes sociales de Catalunya han sido incapaces de llegar a este mismo pacto antes que en España? Patronal y sindicatos señalan a la parte contraria para justificar la falta de entendimiento.

“Hace tiempo que negociamos conseguir un pacto parecido”, asegura el director de relaciones laborales de Foment del Treball, Javier Ibars. De hecho, era el gran objetivo del Tercer Acord Interprofessional de Catalunya que vence en 2014. Pero no se ha concretado. Ibars asegura que CCOO y UGT tienen desde hace tres semanas un documento similar al que se ha aprobado en Madrid sobre la mesa que estudian sus respectivos órganos de dirección, encabezados por Joan Carles Gallego (CCOO) y Josep Maria Álvarez (UGT).

Blindar la reforma laboral

Los representantes de los trabajadores aseguran, en cambio, que ellos plantearon otra propuesta con anterioridad. “Cuando se cumplió un año del Acord Interprofessional, el pasado noviembre, ya propusimos blindar el contenido del pacto de la reforma laboral”, señala la secretaria de comunicación de CCOO de Catalunya, Dolors Llobet.

Según otras fuentes del sindicato, la intención era que las condiciones acordadas fueran de obligado cumplimiento. Era una pretensión que iba más allá de la declaración de intenciones que han convenido Rosell, Terciado, Toxo y Méndez.

Jornada de protesta

Pero no prosperó. Los sindicalistas acusan a ciertas patronales sectoriales de Foment de usar la desaparición de los convenios colectivos como una arma de presión en las mesas de negociación que estaban constituidas. “Por ello no interesaba llegar a un acuerdo”, afirman los mismos interlocutores. Incluso se planteó una jornada de huelga en varios sectores y de protesta general para reivindicar la negociación colectiva que ha llevado a 15.000 personas a la calle este jueves, según el recuento de los trabajadores.

Tras convocar el paro, varios conflictos se resolvieron. Se pasó de tener sobre la mesa 105 documentos sectoriales parados a 83. Estos son los que están amenazados en desaparecer el próximo 8 de julio, cuando se cumpla un año de la última reforma laboral. O, lo que es lo mismo, unos 600.000 trabajadores catalanes se quedarán sin su marco de referencia laboral, según el recuento realizado por CCOO.

Si se revisan los convenios propios de los que el sindicato tiene constancia, otros 100.000 trabajadores se incluyen en la lista.

Encuentro este viernes

Los agentes sociales catalanes se reunirán de nuevo este viernes. Todas las partes reconocen que, lo más probable, es que finalmente el documento reciba el visto bueno de todos en este encuentro. Pero irán a rueda del pacto de Madrid, que en esta ocasión ha sido más ágil en la concertación que sus homólogos catalanes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad