Catalunya pacta su propia política de convenios colectivos

stop

'FLEXIBILIDAD NEGOCIADA'

Joan Carles Gallego, Joaquim Gay de Montellà y Josep Maria Álvarez

03 de noviembre de 2011 (19:29 CET)

Catalunya se ha desmarcado del resto de España y ha establecido sus propias reglas de juego para pactar los convenios colectivos. Tras dos meses de negociaciones, este jueves la patronal Foment del Treball y los dos principales sindicatos, UGT y CC.OO, han firmado un preacuerdo que, bajo el título Flexibilidad negociada, recoge las directrices generales de las nuevas relaciones laborales del territorio. Un documento genérico que tiene como objetivo que los convenios se acerquen lo máximo posible al día a día de las empresas. Establece que la concreción se tiene que dar en los convenios sectoriales.

De entrada, amplía la competencia del Tribunal Laboral de Catalunya (TLC). Ahora se encargará de mediar en todos los conflictos laborales que existan. Incluso en los expedientes de regulación, temporales o de extinción de empleo. “Será una pieza clave porque interpretará los convenios”, ha explicado el secretario general de UGT de Catalunya, Josep María Álvarez.

Ante el temor de que se quede sin fondos por los recortes del Govern de la Generalitat, el presidente de la patronal, Joaquim Gay de Montellà, ha sido claro: “En Catalunya existen 42 millones de euros encallados en procesos judiciales, si se recortan las competencias del TLC ambas partes perderán en agilidad y bienestar”.

Flexibilidad, productividad y absentismo laboral

Por otro lado, el acuerdo “refuerza la flexibilidad negociada y interna para evitar los despidos y adecuarse a la producción”, asegura el secretario general de CC.OO en Catalunya, Joan Carles Gallego. Textualmente, el documento reconoce las necesidades de la empresa “de tener un marco flexible de relaciones laborales, de hacer inversiones, de implementar tecnología, de innovar, de hacer investigación y una gestión del conocimiento y de la organización que añada valor”.

“Hablamos de las retribuciones, dejamos atrás los antiguos esquemas de la productividad e incidimos en el absentismo, el modelo industrial y la política de formación”, destaca el presidente de Foment.

Documento para la campaña del 20N

El acuerdo definitivo se firmará en la Generalitat “ante el presidente Artur Mas”, ha detallado Gay de Montellà. Asimismo, ha esclarecido que “está abierto a que se suman todas las organizaciones [empresariales y sindicales] que quieran”.

Según han reconocido los tres dirigentes, se ha presentado antes de la rubrica definitiva para que los partidos políticos lo tengan presente en la campaña electoral, que empieza la medianoche del jueves.

Los tres han defendido que se trata “de un modelo válido para el resto del Estado”. Pero han dejado claro que el pacto se ha hecho al margen de las organizaciones de referencia en España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad