China prohíbe la venta de juguetes de ese país “por falta de seguridad”

stop

El gobierno dirige la producción nacional sólo a la exportación

29 de octubre de 2012 (21:03 CET)

China ha impuesto una norma para prohibir la comercialización de buena parte de los juguetes producidos en ese país. El gobierno chino asegura que la producción nacional no es completamente segura y que, por tanto, no puede ser consumida en ese país.

El Ejecutivo chino mantiene una lista de juguetes en la lista negra que no pueden llegar a las jugueterías chinas pero que sí pueden ser exportados. Detrás de la medida, los fabricantes han interpretado que el gobierno prioriza la exportación al consumo interno, ya que interpreta –según las multinacionales-- que genera más riqueza al país.

“Es curioso que el gobierno chino considere peligrosos sus juguetes para los niños chinos, pero que autorice su exportación. Tenemos constancia de esta prohibición pero desconocemos las causas reales. El gobierno chino es muy hermético con estos temas”, explica Antonio Urcelay, presidente de Toys R'Us Europa.

Salida y entrada

Pero algunos de los productos prohibidos se pueden comercializar en el país si son importados, es decir, si salen de China y vuelven a entrar, un proceso con el cual el gobierno obtendría, además, ingresos por aranceles de importación. “Es un proceso que no se suele hacer debido a los costes de transportes, pero es perfectamente legal”, añade Urcelay.

Las medidas de restricción al consumo de la producción nacional no aplican para todos los productos. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, AEFJ, asegura que las pocas empresas españolas con fábricas en China no tienen dificultades para vender sus productos en el país. “Son pocas, pero las que están pueden vender allí, aunque China no es su principal mercado. Los fabricantes españoles exportan principalmente a Europa, Estados Unidos y México”, asegura una portavoz de la asociación.

El gobierno chino sólo prohibió la exportación de juguetes en una ocasión, en 2007, cuando una inspección masiva a fabricantes de juguetes concluyó con sanciones a más de 700 empresas. Una vez subsanados los fallos de seguridad, retomaron la actividad con normalidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad