Coca-Cola es una de las compañías implicadas. Foto: EFE.

Coca-Cola reabrirá Fuenlabrada en septiembre pero sin incorporar a todos los trabajadores

stop

La embotelladora española transforma la fábrica en un gran almacén y sólo llamará de inmediato a 85 de los 220 afectados por el ERE en Madrid

Madrid , 13 de agosto de 2015 (21:27 CET)

Coca-Cola ha anunciado que abrirá la planta de Fuenlabrada (Madrid) el próximo siete de septiembre, tal como está obligada por sentencia judicial. Pero lo hará a su manera. La embotelladora española dirigida por Sol Daurella no incorporará de inmediato a todos los trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la compañía ha ejecutado para reducir costes en España y Portugal.

La empresa incorporará el próximo siete de septiembre a 85 trabajadores de las áreas de logística y mantenimiento. El resto de los 220 afectados por el ERE aún esperan el recurso judicial de Comisiones Obreras que denuncia a la compañía por no cumplir las sentencias judiciales que --a su juicio-- le obligan a abrir la fábrica con todos los trabajadores asignados a sus anteriores puestos de trabajo.

Pero la compañía no ha entendido la sentencia del Tribunal Supremo de igual manera. Así que en la fábrica de Fuenlabrada que la compañía se niega a reabrir, instalará un centro de distribución. Los empleados que trabajaban en la fabricación de la popular bebida tendrán que esperar la decisión de la Audiencia Nacional que podría obligar a la embotelladora a volver a poner en marcha la fábrica, tal como reclama la plantilla.

La embotelladora, Coca-Cola Iberian Partners, ha pedido a los trabajadores realizar un curso de formación entre el 3 al 14 de agosto mientras que acondiciona la planta.

Los que no quieren regresar

La empresa informó que unos 430 trabajadores han manifestado su intención de no reincorporarse. Están conformes con sus despidos y liquidaciones y han pedido mantener su actual condición. El reenganche implicaría la devolución de las indemnizaciones cobradas, una medida que afectaría especialmente a los trabajadores de edad avanzada que se encuentran en una situación de prejubilación.

El abogado de Coca-Cola, Iván Gayarre, uno de los principales asesores legales en el proceso, ya había adelantado a este medio que buena parte de la plantilla no aceptaría el reingreso. Hasta ahora, ese grupo supera ligeramente el 50%, según los datos aportados por la embotelladora.

Mientra tanto, otro grupo, que supone más de un centenar de trabajadores, quedará a la espera de la decisión que tome la Audiencia Nacional. El embotellador de Coca-Cola para España y Portugal decidió transformar el modelo de producción de la bebida y por ello decidió cerrar varias fábricas, entre ellas la de Madrid. La compañía, capitaneada por Sol Daurella, también ha iniciado un proceso de fusión con otras embotelladoras europeas con el mismo propósito: reducir costes y aumentar beneficios. Es el objetivo marcado por la compañía, cueste lo que cueste. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad