Coca-Cola se afianza en el mercado de las bebidas energéticas a golpe de talonario

stop

La multinacional paga 1.607 millones por el 16,7% de la participación del grupo Monster Energy

Una planta de producción de Coca-Cola I EFE

15 de agosto de 2014 (10:35 CET)

Coca-Cola ha dado un paso definitivo para crecer en el segmento de las bebidas energéticas de la mano de Monster Energy. Este viernes, la multinacional ha anunciado que adquirirá el 16,7% de la participación del grupo a cambio de 1.607 millones de euros.

"Nuestra inversión en Monster es una forma eficiente en lo relativo a capitales de aumentar nuestra participación en la atractiva categoría global de rápido crecimiento de bebidas energéticas" ha explicado el presidente ejecutivo de la compañía, Muhtar Kent.

Tendencias de consumo

El directivo ha detallado que el acuerdo, que se podría cerrar a finales de 2014, contempla ampliar la participación al 25%.
"The Coca-Cola Company continúa identificando enfoques innovadores para asociaciones que nos permitan permanecer en la vanguardia de las tendencias de consumo en la industria de bebidas", ha añadido Kent.

Traspaso de negocios

Según la operación, Coca-Cola transferirá la propiedad de su negocio mundial de bebidas energéticas --que incluye marcas como NOS, Full Throttle, Burn, Mother o Relentless-- a Monster.

Por su parte, Monster traspasará su negocio de bebidas no energéticas a Coca-Cola, que comprende marcas como Hansen's Natural Sodas, Peace Tea, Hubert's Lemonade y Hansen's Juice Products.

Además, Coca-Cola se convertirá en el socio distribuidor preferido de Monster a nivel mundial, mientras que Monster será el socio exclusivo de Coca-Cola en el sector de bebidas energéticas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad