Cruce de 'navajazos electorales' para ganar el Colegio de Médicos de Madrid

stop

Las dos principales candidaturas para presidir el Colegio Oficial se acusan mutuamente de manipular datos y de auspiciar intereses ocultos para acceder a la presidencia

23 de mayo de 2012 (23:20 CET)

Los 38.000 médicos de Madrid votan este jueves para decidir quién gestionará el Colegio Oficial de Médicos de la Comunidad. El proceso electoral culmina tras una campaña marcada por el cruce de acusaciones sobre la instrumentalización que algunas candidaturas realizarían si accedieran al poder; o, por el contrario, sobre la manipulación y datos “confusos” de otras “por miedo a perder”.

La principal batalla enfrenta al actual presidente, Miguel García Alarilla, con Sonia López, la aspirante que estaría respaldada --según sus rivales-- por Unideco, la correduría de seguros que acompañó a la dimitida presidenta Juliana Fariña durante el último mandato. En total son cinco los presidenciables, según fuentes próximas al proceso.

Los elementos que han alimentado la batalla se centran en las acusaciones sobre la gestión económica, la supervivencia de la comisión científica y las sospechas de que López esté en nómina de una filial de Unideco. El sustrato ha puesto en bandeja el baile de cifras y acusaciones hasta tensar las elecciones.

La institución, que gestiona un presupuesto de ocho millones de euros y goza de salud contable, ha servido de campo de batalla para argumentos y contra argumentos que han acabado en amenazas mutuas de querella, según la documentación a la que ha tenido acceso Economía Digital.

En contra de López

Los aspirantes a la reelección, con Alarilla a la cabeza, acusan a la psicóloga de estar en nómina de una empresa filial de Unideco. La operación tendría como objetivo entregar el mando oficioso de la entidad a la correduría de seguros. Esta empresa está acusada a su vez por la actual junta de inflar facturas y comisiones. Alarilla también duda de la gestión de la comisión científica y se respalda en varias denuncias que habrían sido resueltas extrajudicialmente por Unideco.

En contra de Alarilla

Los detractores del actual presidente defienden que Alarilla habría gestionado las inversiones del colegio con dudosa efectividad. Según denuncian, las decisiones de su tesorero habrían generado un lucro cesante de 138.000 euros. Además responden que gracias a la mediación de Unideco, “los miembros de la comisión científica y de investigación están al corriente de las obligaciones que el colegio contrajo con ellos".

Además acusan de no hacer públicas las auditorías según las cuales Unideco se habría beneficiado de la mediación de servicios para el colegio girando al cobro facturas infladas y avalan la participación de esta empresa en algunas gestiones puestas en duda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad