El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez (d), ante la sede de la Fundación "Ramón Areces" de Madrid. EFE

Dimas Gimeno ya tiene a su caballero blanco en El Corte Inglés

stop

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, se agarra al jeque Al Thani para vencer a la mayoría del consejo, donde tiene al 60% de los consejeros en contra

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno Álvarez (d), ante la sede de la Fundación "Ramón Areces" de Madrid. EFE

Barcelona, 11 de mayo de 2018 (04:55 CET)

Si hay en el panorama empresarial español alguna opa hostil en marcha, no es otra que la de Marta y Cristina Álvarez a la presidencia de El Corte Inglés. Las dos hermanas tratan de descabalgar a su primo Dimas Gimeno del mando de los grandes almacenes y, números en mano, cuentan con la mayoría necesaria para hacerlo. No obstante, el directivo guarda un as en la manga: el favor del jeque Al Thani, con un asiento en el consejo.

A pesar de tener a seis de los diez miembros del órgano de decisión en contra, Gimeno confía en que Hammad bin Jazzim bin Jaber al Thani se erija en su caballero blanco frente al ataque familiar. El inversor árabe poseerá al menos el 10% de la empresa en julio después de inyectar 1.000 millones de euros en 2015. El porcentaje podría ascender hasta el 14% de cumplirse varias cláusulas del contrato firmado hace tres años.

La entrada del qatarí en el accionariado llevó el sello de Gimeno, pero su hombre en el consejo, Shahzad Shahbaz, se mantiene como neutral en la batalla en la cúpula. Las opciones del directivo pasan por obtener un apoyo inequívoco del fondo, sostén financiero y partidario de la modernización de la estructura de El Corte Inglés.

Los contactos entre Gimeno y Al Thani ya están en marcha

El poder del vehículo inversor árabe serviría así como escudo. "Ya existen contactos en este sentido", explican desde el entorno del presidente a Economía Digital. Con tal de ganarse su favor, el dirigente dilatará los plazos que puedan llevar a abordar su cese.

Y es que la esperanza de Gimeno es que los seis consejeros díscolos y la mayoría del accionariado que tiene en contra no se atrevan a enfrentarse abiertamente con Al Thani. Como informó hace un año El Confidencial, entre las cláusulas al entrar en el accionariado, el qatarí incluyó la posibilidad de poder solicitar en cualquier momento la puesta en marcha de un estudio para salir a bolsa.

También logró un interés anual del 5,25% durante el trienio hasta materializar la inversión. Entre sus exigencias en la gestión: modernizar y profesionalizar la empresa, una línea por la que apuesta el actual presidente frente a sus primas, que abogan por mantener El Corte Inglés "de toda la vida".

Ni hablar de dimisiones: Gimeno "luchará hasta el final", dicen los que lo conocen

Con la baza del Golfo Pérsico en la cabeza, Gimeno no quiere oír ni hablar de dimisiones. "Luchará hasta el final", dicen los que lo conocen. No importa que las dos hermanas ÁlvarezVíctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa –los dos consejeros delegados— y los veteranos Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría pidieran oralmente un consejo para abordar su cese.

Tampoco que la Fundación Ramón Areces (37,3% del accionariado), la sociedad familiar IASA (22,1%) y Cartera Mancor (7%) partan en su contra. Con un sólo hombre confía en batirlos. 

Además, el sobrino de Isidoro Álvarez, histórico presidente de El Corte Inglés hasta su fallecimiento en 2014, tampoco piensa que un pacto pueda, ahora mismo, ser una solución si le ahuyenta del sillón presidencial. Las ofertas recibidas hasta el momento, todas informales, andan “muy lejos” de sus pretensiones. A pesar de estas proposiciones informales, las mismas fuentes señalan que no ha existido todavía ninguna propuesta seria. "Y mucho menos ya con cantidades sobre la mesa", añaden.

Los próximos pasos

La actividad es frenética en los despachos de la calle Hermosilla. Por ahora, se espera que los disidentes soliciten formalmente el consejo para cesar a Gimeno. El presidente lo rechazará para hacer correr todavía más el reloj.

Los caminos que quedarán abiertos a las hermanas Álvarez son el de esperar 30 días para forzar el encuentro después de recibir explícitamente la negativa o bien llevar su salida a la junta de accionistas, prevista ya para finales de agosto.

 

Hemeroteca

El Corte Inglés
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad