stop

Disney retirará sus películas y las de Pixar de Netflix y creará dos servicios de streaming para hacer la competencia al líder del sector

Xavier Alegret

Bob Iger, consejero delegado de Disney, con los protagonistas de Toy Story, que a partir de 2019 dejarán de estar en Netflix. EFE

Barcelona, 09 de agosto de 2017 (09:29 CET)

Netflix triunfa. Su idea de ofrecer las series en una plataforma digital multidispositivo se impone, lo que provoca que no paren de salirle competidores: HBO, Apple, Amazon, etc. Y lo que le queda. Uno que puede hacerle mucho daño es Disney. El gigante del entretenimiento familiar y la animación –es propietario de Pixar– anunció sus planes en este nuevo segmento de negocio, y golpeará a Netflix por partida doble.

En su presentación de resultados, Disney adelantó este martes que rompe con Netflix. No es que la relación no sea buena, sí lo es, según Bob Iger, consejero delegado de Disney, pero la compañía del ratón más famoso de las pantallas quiere un trozo del pastel. Al menos, quiere comerse solo el que genera con sus contenidos, que actualmente comparte con Netflix. Para ello, creará no una, sino dos plataformas de streaming. ¡Tiembla Netflix!

Disney retirará sus contenidos de Netflix y los ofrecerá a través de su propia plataforma de películas y series –la otra será de deportes–. Será un cambio gradual. El futuro servicio de Disney no asumirá todos sus contenidos hasta principios de 2019, según las previsiones, por lo que, hasta finales del próximo año, podrán encontrarse todavía en la plataforma líder en el mundo.

Disney lanzará sus nuevas entregas de Toy Story y Frozen a través de su propia plataforma

El reto para Netflix no es pequeño. Como si la competencia creciente de gigantes como Amazon y Apple no fuera suficiente, la decisión de Disney le generará dos problemas nuevos: por un lado, perderá contenidos con mucha demanda. Por el otro, tendrá un nuevo competidor muy potente, con una marca mundialmente reconocida y títulos que los más pequeños de la casa, y no tan pequeños, no querrán perderse.

Las películas de Disney se encuentran entre las más exitosas de las carteleras. Y la ofensiva que prepara para 2019 está cargada con su mejor artillería. La compañía prevé sacar nuevas entregas de algunos de sus clásicos de los últimos años: Toy Story 4 y Frozen 2. Además, trabaja en una nueva producción teatral de El Rey León, que incluirá en su plataforma, y prevé hacer una “inversión significativa” en películas y series exclusivas para mejorar su oferta.

Disney no se quedó solo en el anuncio. También dio un paso importante, con una inversión millonaria. El grupo comunicó la compra del 42% de la compañía de streaming BamTech, de la que ya tenía el 33%, por 1.580 millones de dólares (unos 1.350 millones de euros). Por tanto, pasa a controlar totalmente BamTech, que será su plataforma para independizarse de Netflix.

Disney también lanzará ESPN

El gigante audiovisual creará un segundo servicio de streaming. En este caso, de deportes, y será antes que el de series y películas. Disney prevé lanzar a principios del próximo año una plataforma de ESPN, con cerca 10.000 eventos deportivos al año en directo, desde las principales ligas estadounidenses hasta los grandes torneos de tenis.

Para Bob Iger, la decisión de cortar con Netflix “representa un gran cambio estratégico para la compañía". “Sentimos que tener el control de una plataforma nos da el control de nuestro destino", añadió el consejero delegado de Disney en declaraciones a la CNBC.

La decisión parece no haber gustado a los mercados. Ambas compañías sufrieron descensos en bolsa tras el anuncio de Disney, por encima del 3%. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad