El camarero que se enfrentó a Pablo Iglesias pierde su trabajo en Madrid

stop

Alberto Casillas, que torpedeó la presentación del líder de Podemos en el hotel Ritz, no aguantó las amenazas en su restaurante

Alberto Casillas el día que arropó a los indignados. | EFE

27 de junio de 2014 (12:27 CET)

De ícono de los indignados a azote de la nueva izquierda española. Alberto Casillas, el camarero más famoso de España que fue catapultado por los medios de izquierda el 25 de septiembre de 2012 cuando arropó y protegió en su local a los indignados perseguidos por la policía, ha sido blanco de fieros ataques esta semana por su encendida intervención en el hotel Ritz en contra de Pablo Iglesias, el líder del partido Podemos. Tras acusar a Iglesias de colaborar con el gobierno venezolano “que reprime a los estudiantes y no garantiza los alimentos básicos”, y obtener una enorme repercusión en todos los medios, empezó la pesadilla del camarero.

“Llegaron grupos al restaurante y me comenzaron a insultar. He recibido amenazas de muerte por Twitter y Facebook. Me enviaron fotos de mi casa para amedrentarme. No son los simpatizantes de Podemos. Es el laboratorio de comunicación de Pablo Iglesias”, explica Casillas, español que vivió más de 25 años en Venezuela.

El camarero del restaurante El Prado, frente al museo homónimo, aseguró que renunció para no poner en riesgo el negocio, que ha recibido varias amenazas esta semana, tras la intervención del camarero en el Ritz, según explica el afectado. Pero en el restaurante se habla de otra versión que apunta a un despido. “El incidente del Ritz no tiene relación con su salida. No puedo dar más información”, explicó el hijo del propietario. Lo cierto es que el local ha recibido amenazas y la familia de Casillas ha recriminado al camarero su nueva irrupción mediática.

El azote de Iglesias


Sin empleo, pero con algo de ahorros, Casillas asegura que ocupará su tiempo para combatir a Pablo Iglesias. “No huí del chavismo en Venezuela para que se instale un modelo político similar en España. Aquí la gente subestima al chavismo español. Y yo estoy dispuesto a combatirlo desde donde pueda”, explica el camarero que se atrevió a denunciar en Venezuela a un juez de primera instancia por colaborar con el narcotráfico.

Iglesias, que contestó sereno a la encendida intervención de Casillas el lunes en el Ritz, niega que haya recibido dinero del gobierno venezolano. La nueva estrategia de Podemos intenta omitir al chavismo y al gobierno de Venezuela. Pero Casillas ahora prueba suerte como tertuliano. Ha sido invitado a la televisión de derechas 13TV para hablar de los peligros de un posible surgimiento del chavismo español.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad