El caso Acuamed salpica a Abengoa por una desaladora inutilizada

stop

En 2006, Befesa, entonces filial de la ingeniería sevillana, se adjudicó con FCC la construcción y mantenimiento de la planta Bajo Almanzora, en Almería. Costó 80 millones y está en desuso desde que unas riadas la arrasaron en septiembre de 2012

El presidente de Abengoa, Felipe Benjumea, en el centro, junto al resto de consejeros

Madrid, 20 de enero de 2016 (09:20 CET)

Befesa, una filial de Abengoa que la multinacional sevillana vendió en 2013 al fondo Tritón, también está siendo investigada en el marco de la Operación Frontino, por la que se trata de dilucidar el alcance del supuesto fraude organizado por una trama corrupta en torno a la empresa pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed).

El contrato en cuestión sobre el que se están realizando las pesquisas, y sobre las que de momento no se ha sustanciado detención alguna, se relaciona con la adjudicación, en 2006, por parte de Acuamed de la planta desaladora Bajo Almanzora, en Almería. Fue adjudicada a Befesa y a FCC por 78 millones de euros.

Reconstrucción paralizada

Entró en funcionamiento en septiembre de 2011 y, justo un año después dejó de estar operativa, las riadas de 2012 la dejaron prácticamente inutilizada. Desde entonces, el Gobierno presidido por Mariano Rajoy no ha llevado a cabo proyecto alguno para su reconstrucción.

La desaladora del Bajo Almanzora forma parte de la Red de Infraestructuras del Levante, junto con la de Carboneras, también construida por Abengoa en 2005, el trasvase Negratín-Almanzora –en el que la ingeniería sevillana se encargó de la impulsión en 2004–  y una serie de grandes canalizaciones de distribución.

Antes de quedar en desuso, tenía capacidad para producir hasta 60.000 metros cúbicos de agua al día, de cara a satisfacer la creciente demanda de recursos hídricos de la agricultura y de las localidades costeras de esta zona del levante almeriense.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad