Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés, en la junta de accionistas de la compañía. Imagen: El Corte Inglés

La excusa de El Corte Inglés: “El cese no está ligado con el acoso"

stop

Los grandes almacenes desvinculan ambos hechos a pesar de las explicaciones del director de recursos humanos a la afectada

Carles Huguet / Rubén Rodríguez

Marta Álvarez, presidenta de El Corte Inglés, en la junta de accionistas de la compañía. Imagen: El Corte Inglés

Barcelona / A Coruña, 07 de noviembre de 2019 (20:00 CET)

Tres años después, El Corte Inglés cesó a tres directivos que no evitaron un caso de acoso sexual en su centro comercial de Santiago de Compostela (A Coruña). Los hechos sucedieron entre 2014 y 2016, se juzgaron entre 2017 y 2018 y, a pesar de que el acosador fue despedido antes de llegar a los tribunales, no hubo responsables políticos hasta 2019. Las salidas coinciden en el tiempo con la denuncia realizada por el programa de televisión Salvados, pero desde la compañía se esfuerzan en desvincular varios sucesos.

“Los tres ceses no tienen nada que ver con el caso de acoso sexual”, explicó un portavoz de la empresa a Economía Digital. Y añadió: “Las salidas forman parte de un proceso natural de relevo de la compañía”.

Sin embargo, otras voces sí vinculan la salida de los ejecutivos con el escándalo de acoso. A.B., director de El Corte Inglés de Santiago; A.Q., jefe de personal del mismo establecimiento; y F.A., jefe de personal de Galicia, son los tres ejecutivos que aparecen en la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Galicia en la que se ratifican los daños psicológicos sufridos por una extrabajadora del establecimiento gallego

Como indicio, las mismas voces recuerdan que los tres abandonaron los grandes almacenes prácticamente a la vez. Precisamente entre el rodaje y la emisión del programa televisivo, el pasado 20 de octubre.

El director de recursos humanos se vio con la mujer afectada por el acoso sexual el pasado 20 de septiembre

Además, una tercera voz refuerza la vinculación. Según explica a este medio la mujer afectada se reunió con el director de recursos humanos del conglomerado, Manuel Pinardo, el día 20 de septiembre. El encuentro se produjo después de que la exempleada tratase de ponerse en contacto tanto con él como con la actual presidenta, Marta Álvarez, en varias ocasiones. 

Ambos se vieron las caras en el hotel Tryp  de Santiago. Una frente a frente, el ejecutivo le presentó sus disculpas y le llegó a mostrar las cartas de despido de los tres ejecutivos que desoyeron las denuncias de acoso. El encuentro se produjo una vez ya se había grabado el programa de Salvados.

Otras voces añaden que la empresa tampoco puso grandes pegas a la hora de cesar a los ejecutivos, pues está inmersa en una renovación de cargos intermedios para colocar a personal más afín a la nueva presidenta que sus antecesores. Para suceder a los dos responsables locales, El Corte Inglés escogió a dos mujeres: Cristina García-Albéniz, hasta ahora subdirectora de El Corte Inglés en Oviedo, dirigirá el centro mientras que Mónica Álvarez será la nueva jefa de personal.

El acoso sexual en El Corte Inglés de Santiago

Si bien el gigante de la distribución cesó al acosador en 2017 tras una investigación interna --pese a la inacción de la cúpula regional-- activada por la propia denunciante a través de su página web, los tres directivos se mantuvieron sus puestos hasta hace pocas semanas. Y eso que la justicia gallega calificó su comportamiento de “ciertamente inexplicable, máxime cuando las quejas no eran aisladas”.

“Ha quedado en evidencia que la dirección empresarial no adoptó ninguna medida correctiva, que ni siquiera se molestó en investigar los hechos”, añade el mismo texto. Y señala: “Ningún responsable de la empresa ni jefe de personal procedió a realizar una mínima investigación de lo que estaba sucediendo, pues ni se entrevistaron con las demás trabajadoras”.

En la entrevista televisiva, la trabajadora afectada denuncia que “el jefe de personal salía con el acosador a cenar y a jugar a pádel”. “Estaba protegido por la dirección”, lamenta. Además, denuncia que, pese a haber alertado de la situación con anterioridad, la empresa ascendió al agresor a otra planta con muchas mujeres. “Éramos mínimo tres mujeres afectadas”, cuantifica.

 

Hemeroteca

El Corte Inglés
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad