El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, antes de la celebración del partido frente al Chelsea FC.  EFE/EPA/KIYOSHI OTA

El FC Barcelona salva el beneficio gracias a la ingeniería contable

stop

El conjunto azulgrana logra unos ingresos récord de 990 millones de euros, pero deja los beneficios a la mitad de los presupuestados

Economía Digital

El presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, antes de la celebración del partido frente al Chelsea FC. EFE/EPA/KIYOSHI OTA

Barcelona, 24 de julio de 2019 (20:13 CET)

A pesar de obtener unos ingresos récord por sexto año, el FC Barcelona cierra la temporada lejos de las expectativas generadas. La entidad deportiva cerró el ejercicio 2018/2019 con unos beneficios de sólo 4,5 millones de euros frente a los 11 millones de euros que tenía presupuestados: un retroceso de del 60% pese a las ventas de futbolistas realizadas sobre la campana y los ingresos extraordinarios procedentes de la Champions League.

Según hizo público el conjunto que preside Josep Maria Bartomeu en un comunicado, los ingresos ascendieron hasta los 990 millones de euros frente a los 914 millones de euros del ejercicio anterior. Sin embargo, el gasto ascendió a mayor velocidad para saltar desde los 882 millones de euros hasta los 973 millones.

Además, las cifras también se desviaron de lo presupuestado para el ejercicio. Los ingresos previstos eran de 960 millones, pero el gasto era sólo de 929 millones de euros. El club no concretó las razones del descuadre de números.

El club se quedó así lejos de las ganancias esperadas a pesar de contar con unos beneficios extraordinarios: 14 millones procedentes de la UEFA por llegar a semifinales de la Champions League cuando el club presupuesta alcanzar la ronda de cuartos de final.

La ingeniería contable del FC Barcelona

El Barça se vio obligado a recurrir de nuevo a las ventas con tal de cuadrar números. Así, facturó a Denis Suárez por 15 millones de euros, a André Gomes por otros 25 millones y a Jasper Cillessen por 35 millones. 

Especialmente polémica fue la venta del guardameta holandés, pues llegó ligada a la incorporación del portero brasileño Neto por 30 millones. No obstante, el conjunto azulgrana inscribió el ingreso en el ejercicio finalizado el 30 de junio y el gasto lo deja para la temporada 2019/2020.

De este modo, el FC Barcelona logró computarse el ingreso debido a que la legislación contable permite anotar una entrada de efectivo cuando se conoce. Por contra, el gasto de reparte en los años en los que se amortiza y no en el momento de firmar el traspaso del jugador.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad