El Govern pedirá cuentas a Idiada por las condiciones laborales

stop

Los dos miembros de la Generalitat en el consejo de Applus Idiada quieren saber si las denuncias de los sindicatos son veraces

El consejero de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget.

Barcelona, 01 de febrero de 2017 (19:00 CET)

La Generalitat está preocupada por el caso Applus Idiada, empresa participada por la administración catalana que ha recibido una cascada de denuncias por las condiciones laborales y supuesta escasez de medidas de prevención. Tras la publicación en Economía Digital de los conflictos en los que se encuentra inmersa, fuentes de la consejería de Empresa han asegurado que tomarán cartas en el asunto.  

Idiada, controlada por Applus pero con un 20% en manos de la agencia pública catalana Avançsa, se dedica a ensayos y homologación de automóviles. Su comité de empresa ha denunciado alta accidentalidad y falta de medidas de prevención básicas, y lo ha hecho ante la Inspección de Trabajo y también ante los juzgados de Tarragona.  

Economía Digital preguntó a la Generalitat qué pensaba hacer ante estos casos. Por la gravedad de las denuncias, y la divergencia de versiones entre la empresa y los sindicatos, ha decidido que pedirá explicaciones en el consejo de administración. El Govern tiene dos miembros en el consejo: Núria Betriu, secretaria general de Industria, en nombre de Acció, y Joan Tarradellas, director general de Avançsa.  

Fuentes de Empresa han explicado que, en la próxima reunión del consejo de administración de Idiada, que se celebrará este febrero, preguntarán qué está pasando, por qué tienen tantas denuncias y cuáles son las condiciones laborales reales. La actuación posterior dependerá de las respuestas que obtengan.

Conflictividad laboral máxima  

Por ahora, esta es toda la reacción del Govern como accionista de Idiada. La compañía homologa vehículos y novedades de todas las marcas, para lo que tiene once circuitos en Santa Oliva (Tarragona). Las pruebas en circuito son tan diversas como circular a 250 kilómetros hora, frenazos, cambios bruscos de carril, maniobras en mojado, pruebas de resistencia en vibración, etc.  

Algunas de estas pruebas se realizan en el mismo circuito y simultáneamente, lo que produce muchos accidentes, según la UGT. Además, dicho sindicato denuncia la falta de medidas de prevención como trajes ignífugos, cascos –sólo los llevan cuando circulan a 250 kilómetros por hora– o sistemas antivuelco. Applus asegura que cumple la normativa.

Por algunos de estos casos, ambas partes se ven las caras en Inspección Laboral. Además, el comité de empresa denunció hace unos días a la empresa por los nuevos turnos de hasta nueve días de trabajo consecutivos, y está pendiente de un juicio por un accidente que terminó con un conductor que perdió una mano.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad